miércoles. 08.02.2023
                      La cola, horas antes de la puesta a la venta de las entradas. DL
La cola, horas antes de la puesta a la venta de las entradas. DL

«Eso es lo bonito. Es mejor estar aquí una noche que en el Hospital esperando a que te atiendan en Urgencias», aseguraba este miércoles el jubilado Isaac, una de la docena de personas que aguardaban en la cola de la Casa de las Culturas de Bembibre para hacerse con una de las últimas 300 entradas para el Festival del Botillo de Bembibre.

Horas antes de que a las cinco de la tarde el Ayuntamiento las sacara a la venta, las entradas que se vendieron de forma presencial estaban «agotadas» porque quienes guardaban cola habían hecho un listado, siempre con la condición de permanecer en la cola. Los primeros ya llegaron a las nueve de la mañana del martes y han permanecido casi dos días y una noche para no quedarse sin entrada.

«Nos hemos hecho amigos esperando, gente que no nos conocíamos de nada. Está siendo una convivencia muy bonita», remataba Isaac, mientras a su alrededor había quien jugaba a las cartas, sentados en sillas de plástico. Dormir en el coche, a pesar del temporal, no ha sido obstáculo. Las entradas cuestan 37 euros por comensal y cada comprador que hace cola puede retirar un máximo de diez.

Las 1.200 entradas que se habían puesto a la venta on line para asitir a la cena del Festival del Botillo el próximo 11 de febrero ya se habían agotado en menos de dos horas. El interés tampoco ha decaído cuando el Ayuntamiento ha puesto a la venta las últimas 300 de forma presencial.

Colas de dos días y una noche para las entradas del Botillo
Comentarios