jueves 21.11.2019

Compostilla y Anllares cumplen tres meses con todos sus grupos parados

La térmica de Endesa en Cubillos, que aún sostenía su grupo 3, lo paró la semana pasada. La falta de demanda eléctrica y la baja competitividad del carbón, claves
Compostilla y Anllares cumplen tres meses con todos sus grupos parados

La central térmica de Unión Fenosa en Anllares cumplió ayer jueves tres meses justos sin producir un megavatio. El único grupo de este complejo energético se haya parado desde el pasado 4 de marzo tal y como lo confirmó a este periódico su director, Javier Prado, inquieto por la falta de demanda de energía y la baja competitividad del kilovatio de carbón a la hora de entrar en la red.

Lo peor es que en esa misma coyuntura, con tres meses aproximadamente de paralización casi total, se encuentra también el «gigante» de Endesa en Cubillos del Sil.

La central de Compostilla II no existe tampoco para el mercado eléctrico. Su grupo tres, donde para más inri apenas se quemaba carbón, era el único que se mantenía con cierto grado de actividad. Pero la semana pasada detuvo también todas sus máquinas.

En el parque de carbones de Compostilla se acumulan en estos momentos 1,6 millones de toneladas de mineral. Con esta cantidad de carbón se podría funcionar nueve meses a pleno rendimiento. Los promontorios negros fruto del forzado apilamiento se han convertido en un nuevo elemento del paisaje natural en Cubillos, divisables desde todo el contorno.

En Anllares (Páramo del Sil), en el parque de Fenosa se acumulan en estos instantes 900.000 toneladas de carbón. Esa es la cifra que se consumiría en todo un año con un nivel de demanda como el de las campañas precedentes. En Anllares la central ha reducido la actividad de toda su plantilla a lo que se conoce como labores de «conservación».

Empleo en cuestión. Con este panorama de parálisis, en todos los círculos sindicales lo que se plantea es cuándo, de no adoptarse medidas para hacer competitivo el kilovatio de carbón o de no dispararse la demanda, empezará a repercutir directamente la situación en la viabilidad de las mineras y por consiguiente en sus trabajadores.

Compostilla y Anllares cumplen tres meses con todos sus grupos parados