viernes 27/5/22
La Tertulia | Arsenio Terrón. Director General de la Fundación Ciudad de la Energía

«Dedicamos 30 millones a adecuar la Ciuden para validar tecnologías»

Un lugar donde validar tecnologías de generación con hidrógeno verde y de almacenamiento de energía. Un centro desde el que impulsar los proyectos de Transición Justa y donde formar a profesionales. Y un museo a la espera

El director general de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) volvió a advertir anoche, en el programa La Tertulia de La 8 y Diario de León, que los acuerdos de confidencialidad firmados con las empresas que usan las instalaciones de Cubillos del Sil para desarrollar sus tecnologías de almacenamiento de energía y de generación con hidrógeno verde le impide divulgar el trabajo concreto que realizan en el centro creado para validar técnicas de oxicombustión del carbón que ya no tienen salida comercial en los tiempos de la descarbonización. Pero dejó claro que el complejo de Cubillos del Sil no solo sigue activo, sino que se adapta a las nuevas necesidades. «El cien por cien de nuestras instalaciones son utilizables», afirmó.

Hidrógeno verde

c «Ahora validamos procesos de generación de hidrógeno verde y almacenamiento y los 30 millones de I+D+i van para adecuar las instalaciones». Arsenio Terrón quiso aclarar el baile de cifras sobre el presupuesto de la Ciuden, que cuenta con seis millones de euros para sus gastos corrientes. y partidas de 16, siete y siete millones para adaptar las instalaciones de Cubillos a sus nuevas funciones de desarrollo de tecnologías empresariales para comprobar su solvencia. «Tenemos la ventaja de tener un tamaño que nos hace apetecibles para validar tecnologías a una escala casi comercial», añadió. Incluso otras entidades del mismo ministerio las usan. «Tenemos una capacidad técnica que no tienen el Instituto del Carbón ni el propio Idae (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y en ocasiones tiene que recurrir a nosotros».

Resiliencia

«La Ciuden es como un ser vivo que se adapta al medio». El director de la fundación aseguró que la Ciuden tiene «una alta capacidad de Resiliencia» y se adaptado bien desde los tiempos de la oxicombustión a los actuales, en los que actúa como agente de la Transición Justa en todos los territorios que sufren el cierre de las minas y de las centrales térmicas.

Proyectos de transición

«En dos meses se va a abrir el buzón de los proyectos municipales». Terrón insistió en la función de apoyo de la Ciuden a los proyectos de Transición Justa y recordó que la fundación ha recibido «mil ideas de proyectos» en Castilla y León y «en dos meses se va abrir el buzón de los proyectos municipales» para el reparto de la línea de ayudas de 91 millones de euros del Instituto para la Transición Justa. Terrón reconoció que «una decena de alcaldes» han estado estos días en la Ciuden en busca de asesoramiento para presentar los proyectos, aunque aclaró que eso no significa que los técnicos de la fundación sean los que elaboren las propuestas. «No es esa nuestra misión».

«Tenemos la ventaja de tener un tamaño que nos hace apetecibles para validar tecnologías a escala comercial», afirma Terrón. Incluso el Instituto del Carbón y el Idea recurren a la Ciuden por su «alta capacidad técnica»

«Sería imposible recuperar los tres o cuatro arroyos de la Gran Corta, costaría cientos de millones y la Confederación Hidrográfica lo ha entendido», afirma Terrón que cree que «el proyecto de Tragsa recoge lo que se le pedía»

«El coste de musealizar y mantener hoy 23.000 metros cuadrados es inasumible, por eso tenemos un nuevo enfoque», dice Terrón de los planes para abrir la última fase del Museo de la Energía y mostrar los helechos carboníferos

Vivero de Igüeña

«No vamos a producir ni a vender castaños». Terrón también aclaró que la función del vivero de Igüeña, además de formar a profesionales forestales, pasa por «generar planta de calidad» para ponerla a disposición de entidades locales y asociaciones.

Minicentral de 30 MW

«La Ciuden no está para para producir energía y meterla en la red». Las calderas de la minicentral de 30 megawatios de la Ciuden en Cubillos «pueden quemar casi cualquier cosa», pero no todo es asumible», afirmó Terrón en respuesta a la pregunta de por qué no se conecta a la red eléctrica. «Para eso no está la Ciuden».

La Gran Corta

«El Bierzo ha sido minería durante muchas décadas y en la Gran Corta se tiene la sensibilidad de no cambiar totalmente ese pasado». Arsenio Terrón recalcó que la restauración de escombreras no será completa. En la Gran Corta, el paisaje de su niñez, por ejemplo, «no se puede recuperar del todo». Solo recuperar los arroyos para que volvieran a su cauce costaría «cientos de millones» y la Confederación Hidrográfica ha entendido que «es imposible». En la Gran Corta hay además propuestas industriales de «tres o cuatro proyectos que quieren hacer lo mismo en el mismo medio» para crear empleo y habrá que elegir.

Chimeneas de La Térmica

Para salvar las chimeneas de Compostilla II «tiene que haber un Plan Director que le dé sentido». Terrón entiende que el problema está en el elevado coste del mantenimiento de las estructuras que podría dejar Endesa como patrimonio histórico con el cierre de la térmica, que recaería en la Junta de Castilla y León.

FUEGO VERDE

 «La Ciuden tiene capacidad para empezar mañana las obras» en el centro polifuncional de la antigua térmica de Compostilla I. Terrón estima que costará un millón de euros, ya reservados, culminar la inversión de 21 millones de euros en la antigua térmica de Endesa para convertirlo en centro polifuncional y mostrar los helechos en la sala de Fuego Verde.

«Dedicamos 30 millones a adecuar la Ciuden para validar tecnologías»
Comentarios