martes. 09.08.2022

A estas alturas del mes de agosto es pronto para ofrecer expectativas de la próxima campaña de castañas en la zona, pero un dato es evidente que influirá. Hay una sequía muy fuerte. «Hay castaños que se están sujetando con las lluvias de finales de primavera y de la última semana de junio, y si no llueve el resto de verano la campaña, presumiblemente, la cosecha podría no ser buena», adelanta desde Cesefor Roberto Rubio, aunque remarca que todavía es muy pronto para ofrecer datos concluyentes. A mediados de septiembre se sabrá con mayor certeza.

La producción de la castaña se puede deber a condiciones muy locales, a tormentas de verano, que aportan recursos hídricos si vienen en tiempo idóneo. Y así, se han dado situaciones en las que aparecen valles de sotos que cuentan con muy buena producción y otros pésima, como ya ocurrió en el año 2017.

En cuanto a los problemas de enfermedades y demás afecciones del castaño ahora mismo se mueven en la tesitura positiva, en la que se está dando un avance muy bueno en el control de la avispilla. «Va por buen camino, los datos de campo y seguimiento así lo atestiguan.

En dos o cuatro años, dependiendo del área podríamos llegar a tener controladala plaga con las sueltas del Torymus Sinensis», indica el responsable de Cesefor Roberto Rubio.

Estrés hídrico en los sotos, con avances positivos en el control de la avispilla
Comentarios