jueves 20.02.2020
El periplo de la máquina número 49

La extraña locomotora de Río Tinto que envejece en el Bierzo

Un particular dedicado a la compra venta de material ferroviario guarda una máquina de vapor de 1881 que tiró del tren en las minas de Huelva
La numero 49, cuando se encontraba en Cubillos. LANUZA
La numero 49, cuando se encontraba en Cubillos. LANUZA

A cubierto en una nave de Almázcara, con la numeración que distinguía a las locomotoras del centenario ferrocarril de Río Tinto pintada en los laterales herrumbrosos, pero a cientos kilómetros de Huelva. Así envejece en el Bierzo una de las viejas locomotoras de clase I construidas entre 1880 y 1908 en Inglaterra por el fabricante Dübs, y después por North Britisth, con destino al tren minero de la compañía que explotó desde finales del siglo XIX los yacimientos de piritas onubenses.

Después de un periplo que le ha llevado a aparecer y desaparecer en distintas ubicaciones en la comarca —de La Placa a Cubillos del Sil y de ahí a Almázcara— en los últimos veinte años, la Dübs número 49 del ferrocarril de Río Tinto, fabricada en 1881, duerme bajo techo y a salvo de las inclemencias del tiempo, según confirma el investigador y presidente de la Asociación Cultural Ferroviaria Berciana Daniel Pérez Lanuza, que prepara un artículo sobre la pieza para su blog especializado ponfeblino.blogspot.com. Reacio a mostrarla, su actual propietario es el empresario dedicado a la compra venta de material ferroviario y minero Ángel Gómez Campillo.

Lanuza descubrió la vieja locomotora 49 cuando hace dos décadas, mientras tomaba fotografías para el libro El Ferrocarril de Ponferrada a Villablino y la Minería en El Bierzo, visitó las instalaciones ferroviarias abandonadas de Renfe en el barrio de La Placa en Ponferrada. Entonces le llamó la atención el gigantesco número 49 pintado en blanco sobre un armazón oxidado que resultó ser una locomotora de vapor.

DL27P14F2-13-14-04-0


Cara y cruz del ferrocarril de Huelva, las 106 restaurada y la 44 (2016). FERROPEDIA

«El Ferrocarril de Río Tinto era muy conocido por esa característica: la de colocar unos enormes dígitos en blanco para identificarlas», explica. Cuando se acercó comprobó que, en tierra del ferrocarril minero de Ponferrada a Villablino, el PV, se oxidaba una vieja gloria del tren onubense, completamente fuera de lugar. «Sus inconfundibles rasgos delataban su origen. Se trata de una locomotora de la Clase I del ferrocarril minero andaluz, dotada de los característicos ‘pantalones’ a modo de ampliación de la capacidad del tender de carbón».

La locomotora, averiguó finalmente, había salido de Huelva para servir en Zaragoza y de allí había venido hasta Ponferrada hasta acabar en terrenos privados de la antigua empresa minera Antracitas de Gaiztarro. adquirida por Coto Minero Cantábrico, del empresario Victorino Alonso.

De La Placa, relata Lanuza, la número 49 pasó al exterior de las instalaciones de Percasa en Cubillos del Sil, en la carretera de Ponferrada a Villablino. Y su última localización, cuenta en su web locomotoravapor.como Javier Fernández López, está en Almázcara, adquirida por Gómez Campillo, que también ha confirmado a este periódico su antigüedad. Incluso asegura que la vieja dama de hierro de fabricación inglesa ha circulado por los ferrocarriles de la India colonial.

Fabricada en 1881

Fue en 1881 cuando el fabricante británico Dübs construyó la Clase I que la Compañía de Río Tinto bautizaría con el número 49. El especialista Manuel Serrano (manuserran.com) cifra en una docena las locomotoras que todavía existen, algunas de ellas restauradas, de las 44 que llegaron al sur de España para trasladar la pirita hasta el mar. La número 51, rehabilitada en 1997, por ejemplo, está en funcionamiento en el Museo Minero de Río Tinto.

Y ahora, a punto de cumplir 140 años, la longeva locomotora Dübs número 49 «ha sufrido daños menores en su estructura después de tantos traslados», pero «afortunadamente hoy duerme a cubierto», explica Daniel Pérez Lanuza.

La extraña locomotora de Río Tinto que envejece en el Bierzo