sábado 21/5/22
Infraestructuras

El Gobierno se desentiende de la autovía Ponferrada-La Espina

  • Justifica su posición en una respuesta parlamentaria en que no está en el Plan de Carreteras vigente hasta 2024
  • La única opción sería que entrara en el siguiente, aún pendiente de aprobar
                      La autovía apenas tiene ahora unos kilómetros hasta Toreno, en su parte berciana. ANA F. BARREDO
La autovía apenas tiene ahora unos kilómetros hasta Toreno, en su parte berciana. ANA F. BARREDO

El Gobierno alega que el proyecto de autovía de Ponferrada a La Espina no está en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI 2012-2024) para justificar, una vez más, su falta de apoyo a una reivindicación que facilitaría el acceso del Bierzo a los puertos del Cantábrico y convertiría a Ponferrada en eje de comunicaciones del Noroeste de España, incluido el Norte de Portugal.

En una escueta respuesta al senador de Compromís Carles Mulet, el pasado mes de marzo, a la que ha tenido acceso este periódico, el Gobierno explica que «la ejecución de las infraestructuras deriva de la planificación establecida por las Cortes Generales en las correspondientes Leyes de Presupuestos y mediante el denominado Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI 2012-2024), en el cual no está incluida la actuación definida como autovía Ponferrada-La Espina».

Después de 2024

Junta y Principado quieren que el Ejecutivo central incluya el proyecto en su nuevo plan

Mulet había preguntado en enero por las medidas del Gobierno para hacer posible esta infraestructura entre el Bierzo y Asturias a través de Laciana y Cangas de Narcea. Según el parlamentario valenciano, que en ocasiones pregunta por temas relacionados con la provincia de León, «urge» que el proyecto «vuelva a ponerse encima de la mesa» para conectar la comarca berciana con Oviedo y la costa asturiana, «enlazando con la A-63 desarrollada en Asturias». «Para ello —explicaba en la pregunta— se debería prolongar la autovía ya existente entre Ponferrada y Toreno hasta La Espina, a través de Laciana, Degaña, Cangas de Narcea y Tineo».

La respuesta a Mulet no hace sino confirmar lo que es una realidad. Y es que no hay voluntad política de ejecutar una infraestructura que, además de ser muy costosa, atraviesa una zona de alto nivel de conservación medioambiental, sin olvidar que el actual trazado es por una carretera de competencia autonómica. Otra razón más para que el Ministerio de Transportes se desentienda del proyecto y deje toda la responsabilidad en manos de los gobiernos autonómicos de Castilla y León y el Principado de Asturias.

En Castilla y León, habrá que esperar a que Alfonso Fernández Mañueco designe su nuevo equipo. En el programa electoral de los comicios del pasado 13 de febrero, en el punto 603, se decía textualmente: «Exigiremos al Gobierno de España la terminación y realización de las siguientes autovías y vías de comunicación de su responsabilidad, todavía pendientes», y entre ellas se citaba la Toreno-La Espina.

Sin embargo, hasta el momento, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que ha gestionado Juan Carlos Suárez-Quiñones no ha puesto encima de la mesa financiación para su ejecución.

En Asturias, el gobierno socialista del Principado está más por la labor de vertebrar una región que lleva en su ADN romper su incomunicación secular, pero tampoco ha dado pasos significativos más allá de comprometerse a que sea un proyecto a medio y largo plazo. Sí es cierto que concejos como Tineo o Cangas de Narcea urgen su desarrollo para mejorar las comunicaciones con Oviedo.

Hasta ahora, la A-63 está en servicio de Ponferrada a Toreno, y desde Oviedo a La Espina, aunque quedan tramos por completar con doble carril.

Tanto el Principado como la Junta quieren que el Ejecutivo de Pedro Sánchez incluya la autovía Ponferrada-La Espina en el nuevo plan ministerial que debe aprobarse en 2024. El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial de Asturias, Alejandro Calvo, dijo el pasado mes de febrero en el Parlamento asturiano que su departamento está en contacto continuo con el gobierno de Castilla y León para que este proyecto sea considerado a nivel nacional como un eje estratégico para reactivar y dinamizar la economía no solo de la comarca suroccidental asturiana, sino también la noroccidental de León. El objetivo final es que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana asuma la financiación de la obra.

El Gobierno se desentiende de la autovía Ponferrada-La Espina