viernes. 01.07.2022

«Más de lo que estoy haciendo no puedo hacer», decía ayer el alcalde de Cacabelos, resignado a que Gas Natural Fenosa cumpla su amenaza de dejar sin luz los edificios municipales. Adolfo Canedo lamentó la intransigencia de la empresa. «Tienen derecho a cobrar, pero durante 16 meses no se preocuparon y ahora nos llaman todas las semanas», afirmó el regidor, que dijo sentirse «humillado» por los requerimientos de Gas Natural Fenosa, dispuesta a interrumpir el suministro incluso en tres colegios y en la Casa de la Cultura, que también alberga la Escuela de Música.

«Ya he pedido favores para tener gasoil y carbón y que los niños tengan calefacción. A esta situación no he llegado yo», se lamentó. Y señaló al anterior equipo de gobierno socialista. «No tengo por qué tapar a los desalmados que estuvieron aquí ocho años. Lo que han hecho con el Ayuntamiento es una bajeza moral», afirmó indignado.

Canedo también lamentó que las administraciones superiores están actuando ahora con tanta celeridad para obligar al Ayuntamiento a liquidar cuentas «cuando durante seis años no se liquidó ningún presupuesto». El regidor recordó que al PSOE nunca se le retuvieron los tributos. «Nosotros queremos pagar», insistió.

«He pedido favores para que los niños tengan calefacción»