miércoles 27/10/21
CUIDADO DE LOS MONUMENTOS

El incendio de Peñalba de Santiago pone en alerta a los monumentos aislados

La Consejería de Cultura y Turismo probará medidas de aviso rápido frente a riesgos de emergencia
penalba
Iglesia mozárabe de Peñalba de Santiago. LUIS DE LA MATA

La Consejería de Cultura y Turismo llevará a cabo un proyecto piloto de alerta temprana frente a riesgos de inundación, fuego o expolio en monumentos aislados que permita lanzar avisos cuando exista un evento dañino para el patrimonio y activar diversos actuadores, en casos como el incendio ocurrido esta semana en la localidad berciana de Peñalba de Santiago.

Tras la visita realizada por el viceconsejero de Cultura, Raúl Fernández Sobrino, la Consejería estudia la puesta en marcha una serie de medidas de conservación preventiva y gestión "permanente e innovadora", acordes con "la importancia de los bienes culturales y su realidad territorial".

Para la Dirección General de Patrimonio Cultural "juegan un papel importante" las nuevas tecnologías, ya que permiten "mayores controles en cuanto a los posibles movimientos, humedades o seguridad física del inmueble".

En este sentido, la Consejería tiene previsto realizar un proyecto piloto de alerta temprana frente a riesgos de inundación, fuego o expolio en monumentos aislados, como es el caso de este extraordinario conjunto etnológico del Valle del Silencio. Este proyecto consistirá en el desarrollo de un sistema de software y hardware que permita lanzar avisos en caso de que exista un evento dañino para el patrimonio.

La Junta de Castilla y León desarrolla en los últimos años una intensa labor de prevención y protección del patrimonio cultural, que "sirve de modelo a nivel nacional e internacional". Todo este trabajo cristalizó en el Plan PAHIS 2020 del Patrimonio Cultural de Castilla y León que incluyó programas específicos de Seguridad y Conservación preventiva, a los que se destina anualmente una partida de al menos 100.000 euros.

Desde 2016 Castilla y Leon cuenta con una Unidad específica de riesgos y emergencias, la Ugrecyl, que realiza "una importante tarea" de coordinación con la Unidad Militar de Emergencias, Cuerpos de bomberos, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Guardia Civil y todos aquellos implicados en la acometida de medidas para la seguridad activa y pasiva de los monumentos y yacimientos de Castilla y León.

Ámbito internacional

Esta colaboración también se ha hecho extensiva al ámbito internacional con Portugal y a través de la participación en el proyecto europeo de Protección Civil Proculther 'Protecting Cultural Heritage from the Consequences of Disasters', junto con el Ministerio de Bienes Culturales italiano, el Ministerio del Interior de Francia, el organismo estatal turco para la conservación del patrimonio, y el Iccrom (instituto Internacional para la Conservación y Restauración dependiente de la Unesco).

Un proyecto que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de los mecanismos de protección civil europeos y de las capacidades de los estados participantes para proteger el patrimonio cultural durante los desastres. Cabe recordar que la Ugrecyl ya jugó un papel específico en el voraz incendio forestal que afectó a miles de hectáreas de la Tebaida leonesa en 2017.

Para bienes del patrimonio cultural ubicados en el medio rural, donde los equipos de intervención pueden estar más alejados, la Ugrecyl ha elaborado y difundido guías para propietarios y usuarios la 'Guía de Prevención de incendios para edificios de interés patrimonial en Castilla y León', elaborada por expertos en emergencias y en conservación de patrimonio.

También desarrolla planes de salvaguarda específicos para determinados bienes, como el elaborado para la iglesia de San Miguel de Valladolid (que alberga una rica colección barroca de piezas escultóricas y pictóricas) o el de la Iglesia-Museo de Oncala, en Soria (que atesora una de las colecciones de tapices más valiosas de España).

Asimismo, se llevan a cabo labores de prevención en los Yacimientos Arqueológicos reconocidos como Patrimonio Mundial, Siega Verde, Atapuerca y Las Médulas, destacando acciones de desbroce en los yacimientos para reducir el combustible vegetal y mitigar los efectos de posibles incendios.

En los últimos años la Junta de Castilla y León trabaja en un programa de recuperación integral del Valle del Silencio/Valle del Oza, junto con la Fundación Real Hospital de la Reina, el Consejo Comarcal del Bierzo y otras instituciones. La inversión acometida por la Consejería de Cultura y Turismo en los bienes culturales del valle del Silencio ascienden a 1,5 millones de euros, principalmente en la iglesia de Santiago de Peñalba.

El incendio de Peñalba de Santiago pone en alerta a los monumentos aislados