martes 7/12/21
Formación

Ingeniería Agraria y Forestal refuerza el plan de prácticas por la empleabilidad

Nueve de cada diez titulados han encontrado empleo a través de prácticas en el último lustro
Alumnos en el Centro Provincial de Mando de Medio Ambiente. DL

No siempre hacer prácticas en empresas es una garantía de contratación, pero sí parece ser esta la norma para los jóvenes que estudian Ingeniería Agraria o Ingeniería Forestal y del Medio Natural a tenor de las cifras que ayer dio a conocer la Universidad de León. En los últimos cinco años, la formación práctica ha permitido que casi la totalidad de los titulados en Agrarias y más del 85% de los graduados en Forestales hayan encontrado empleo. Por ello, la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus de Ponferrada intensificará las prácticas externas que preparan a los alumnos para el ejercicio de la actividad profesional, facilitan su empleabilidad y fomentan la capacidad de emprendimiento.

Durante el último curso del Grado de Ingeniería Agraria, los alumnos realizaron más de 30 prácticas externas, mientras que en el Grado de Ingeniería Forestal y del Medio Natural fueron 26 los alumnos que se beneficiaron del programa. Prácticas que se realizan en empresas del ámbito agrario y forestal (Bayer, Tragsa, Aperitivos y Extrusionados S.A, Agroseguro, Tecnosylva, Föra o Ence), en administraciones públicas, como la Junta de Castilla y León y algunos ayuntamientos; y en centros de investigación de la propia Universidad o externos (Instituto de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Biodiversidad, Instituto de la Viña y el Vino, Neiker, Hazi o Ciuden).

«Hacer las prácticas me dio mucho más que una mejor preparación para acceder al primer trabajo, directamente me introdujo en el mercado laboral, consiguiendo mi primer empleo en Cooperativa LAR y, posteriormente, en Agrocantabria», explica el actual director general de Agrocantabria y exalumnos de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal, Jacobo Alonso.

Un alumno en prácticas en la empresa Neiker-Tecnalia. DL

La visión de quien contrata a alumnos en prácticas la ofrece el director de planta de Grupo Apex (Aperitivos y Extrusionados S.A.), Mario González. «He tenido alumnos de la Escuela en prácticas desde hace muchos años y la experiencia es muy positiva. La mayor parte han dejado su huella en la fábrica, aportando ideas y puntos de vista diferentes a las operativas y procedimientos de trabajo que se les ha enseñado», aseguró. González considera que «estas prácticas aportan conocimiento práctico del funcionamiento de la empresa privada y los estudiantes son testigos de cómo es el día a día de compañeros que han tenido su misma formación».

Solo el programa de prácticas remuneradas en el Operativo de Lucha contra Incendios Forestales de la Junta de Castilla y León ha permitido que, desde el año 2000, más de 266 alumnos del Grado de Ingeniería Forestal y del Medio Natural hayan podido combinar los conocimientos teóricos de lucha contra incendios con los de contenido práctico. El jefe de la Sección de Defensa del Medio Natural de la Junta y tutor de estas prácticas, Pedro Bécares, las destaca como «una de las mejores formas de introducir a los alumnos en el mundo laboral, con una experiencia en materia de incendios forestales que solo se consigue mediante su integración en el operativo como técnicos de base y técnicos de apoyo».

Miriam Zamora fue una de las alumnos que realizó estas prácticas en 2015. «Lo que piensas que será un pequeño trabajo de comienzo y que no marcará mucho en tu carrera profesional, para mí fue todo lo contrario. Me ha permitido trabajar desde entonces como técnico de apoyo, escucha de incendios y con un contrato con la empresa Tragsa en la actualidad.

También Pablo Puente accedió al mercado laboral a través del programa de prácticas de Forestales. De hecho trabaja donde las hizo, en la empresa berciana DM Timber, especializada en el diseño, cálculo, fabricación y montaje de estructuras de madera. Su nombre y los de todos los alumnos que han sumado su testimonio a este reportaje son la realidad de los porcentajes de inserción laboral que celebra la Universidad de León. Por eso, la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal ha intensificado, en los últimos años, el contacto con empresas y entidades, para ofrecer una amplia oferta de prácticas. Ni la situación generada por el coronavirus ha frenado la marcha del programa. De hecho, entre abril y junio, se han publicado quince ofertas nuevas de trabajo en la página web de la Escuela.

Ingeniería Agraria y Forestal refuerza el plan de prácticas por la empleabilidad
Comentarios