jueves. 11.08.2022

Valentín García Yebra fue elegido en 1984 para ocupar el sillón ‘n’ de la Real Academia de la Lengua que dejaba vacante Jesús Prados Arrate, aunque no fue hasta el 27 de enero de 1985 cuando leyó su discurso de ingreso, titulado ‘Traducción y enriquecimiento de la la lengua del traductor. También en 1997 ingresaba en la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Licenciado en Filología Clásica, García Yebra se ganó una merecida reputación como traductor. Fue catedrático vitalicio de la Universidad Complutense, traductor versátil que se atrevía desde ‘La guerra de las Galias’, de Julio César, la metafísica de Aristóteles o los textos de Cicerón, a libros más modernos en alemán, francés, inglés y portugués. Autor de libros de teoría de la traducción, le dedicó tiempo al leonés de los Ancares y fue Premio Nacional de Traducción, y Premio Castilla y León.

Ingresó en la Real Academia en 1984