jueves 19.09.2019

LM 60 trabajadores tras replantear su plan productivo con cinco líneas activas

La demanda del mercado norteamericano está detrás del repunte que permitirá a la compañía alcanza los mil empleos
El director de la planta de LM con las palas fabricadas en Ponferrada. ANA F. BARREDO
El director de la planta de LM con las palas fabricadas en Ponferrada. ANA F. BARREDO

La planta de LM Wind Power sigue ganando peso en el Bierzo y sumará otros 60 trabajadores de manera inmediata a los 930 que integran la plantilla actual tras incorporar, a finales del pasado año, 180 operarios para atender la que fue la tercera línea productiva. Tres que ahora son cinco. Sí, cinco líneas de producción tiene activas en este momento la factoría de palas eólicas instalada en el polígono industrial de La Llanada. 2019 ha dado para mucho, tanto que el plan productivo ha cambiado por completo. «La fábrica es totalmente diferente a la que había hace un año», asegura el nuevo director de la misma, Jorge López.

La demanda del mercado norteamericano está detrás de este pico productivo que permite a la compañía incrementar la plantilla, también de manera temporal, mientras se sostenga la demanda y para dar cumplimiento al pedido que ha recibido la fábrica berciana. No obstante, el director garantiza que la situación actual se mantendrá inalterada al menos un año más. «Va a haber pequeños cambios. Se van a quitar unos moldes y se van a poner otros, pero el volumen de personal y el volumen productivo se mantendrá estable, según la planificación que tenemos a día de hoy, hasta agosto del 2020».

«Hemos pasado de dos líneas productivas de 63 y 67 metros a cinco líneas productivas, tres de 44 metros y dos de 62 metros, en seis meses, desde octubre a marzo. El cambio ha sido muy drástico. Hemos mejorado los planes de producción y eso nos ha hecho replanificar de una forma más agresiva para ganar competitividad. Y después de pasar la fase de arranque, el análisis nos ha dicho que todavía podemos conseguir algo más ampliando un poco la plantilla y esa expectativa que tenemos de lograr mejorar nuestros ratios de producción y ser capaces de aumentarlos es lo que nos lleva, ahora, a contratar a 60 personas extra», explica Jorge López.

El proceso de selección ya ha comenzado. De hecho, los primeros 25 trabajadores se incorporarán ya la semana que viene. El resto lo hará después de las fiestas de la Encina. «Queremos que estén todos en la empresa después de la Encina, pasen las seis semanas de formación y se incorporen a las líneas productivas sobre el día 1 de octubre», avanzó el máximo responsable de la planta de LM. Con ello, la plantilla se quedará literalmente a las puertas del millar.

Selección abierta

Los primeros 25 operarios se incorporarán la próxima semana y el resto lo hará después de la Encina

Un nuevo empuje para la principal empleadora del Bierzo detrás del que está la «repotenciación» del mercado norteamericano. «LM no es capaz de abastecer la demanda que tiene el país con las plantas de Estados Unidos y se seleccionó Ponferrada por razones de rentabilidad», subraya el director de la factoría de La Llanada. Las palas que se demandan son las de 44 y 62 metros, con tal acogida en el mercado que permitirán a la planta incrementar el ratio de salida hasta un diez por ciento. «Es por el tipo de pala y por la demanda que tiene en el mercado», aclara López.

La línea ascendente que en los últimos años ha marcado LM es ahora más pronunciada que nunca. Crecen los pedidos, crece la plantilla y mejora la imagen del centro productivo asentado en terrenos de Santo Tomás de las Ollas. «A día de hoy la de Ponferrada está, en cierto modo, como una de las plantas de referencia del grupo. Sobre todo, referencia en productividad y en rapidez para asumir los cambios. Pero no nos podemos dormir porque el resto de centros del grupo también evoluciona y, como todo en el mundo empresarial, lo hace a una velocidad de vértigo. En cuanto te duermes un poco dos o tres te adelantan», afirmó este ingeniero ponferradino que está al frente de la planta desde hace tan solo unos meses, pero que lleva ligado a la compañía 18 años.

Llegados a este punto y después de años de crecimiento, el director de LM Wind Power en Ponferrada cree que ya es momento de dejar atrás los fantasmas de la temporalidad y la inestabilidad laboral. «Somos una empresa consolidada y estamos en la misma situación que cualquier otra. Hay puestos indefinidos pero no permanentes y eso es una realidad no solo de LM, sino de la industria y del mundo en el que vivimos. Dependemos del mercado, de la demanda y de la competitividad; pero el futuro está en nuestras manos», defiende López.

El director de la factoría reconoce que aunque el negocio «depende, en cierto modo, de decisiones políticas, las renovables van a seguir creciendo, el mercado eólico va a seguir creciendo». Además subrayó– «tenemos un porcentaje muy alto de plantilla indefinida y mientras haya demanda y mercado, aquí vamos a seguir y una de mis labores es garantizar la viabilidad».

LM 60 trabajadores tras replantear su plan productivo con cinco líneas activas