lunes 23.09.2019
PATRIMONIO FERROVIARIO

La locomotora 52 vuelve al Bierzo

La máquina de vapor de 1895, bautizada como Sestao, se incorpora al Museo del Ferrocarril Sirvió a la MSP y sobre todo a Cementos Cosmos, que en 1999 la dejó en la Fundación Cela
La locomotora 52 vuelve al Bierzo

El paso del tiempo estaba haciendo mella en la vieja locomotora 52 del ferrocarril de la MSP. Construida en 1895 para prestar servicio con el nombre de Sestao en la línea de Bilbao a Portugalete, y depositada desde 1999 en el Museo Ferrocarrilero de la Fundación Camilo José Cela en Iria Flavia-Padrón (La Coruña) —después de un periplo que en 1940 la trajo al Bierzo para trabajar para la Minero Siderúrgica de Ponferrada y solo un año después para Cementos Cosmos en Toral de los Vados—, la centenaria Sharp & Stewart equipada con tanques de agua formará parte de la colección de máquinas de vapor del tren minero que se exhiben en la lonja del Museo del Ferrocarril de Ponferrada, según anunció ayer el Ayuntamiento en una nota.

Será la primera vez desde la recuperación de la mítica locomotora 31 que el Museo añada una pieza de valor a su colección. La Sestao, o la 52 de la MSP, llegará ahora a Ponferrada gracias a las gestiones de Cementos Cosmos, el Ayuntamiento de Ponferrada, la Fundación Camilo José Cela y la Fundación de Ferrocarriles Españoles. El Ayuntamiento explicaba ayer en una nota que la locomotora-tanque con número de fábrica 4138 «se convierte en la más antigua de las doce que se conservan en el museo de Ponferrada».

«Es una buena noticia que venga algo nuevo al Museo del Ferrocarril», valoraba ayer el portavoz de la Asociación Cultural Ferroviaria Berciana, el maquinista Daniel Pérez Lanuza, que ya en junio de 2017 alertaba en su blog ponfeblino.blogspot.com de las señales de deterioro que se apreciaban con la máquina a la intemperie, tras el cierre del Museo Ferrocarrilero de la Fundación Cela en diciembre de 2012

La Sestao es una locomotora de vía ancha que circuló por el ferrocarril de Bilbao a Portugalete hasta que la electrificación de la línea en 1935 abrió la puerta a la venta de su parque de máquinas de vapor. Así llegó al Bierzo en 1940, para trabajar para la MSP con el número 52 del ferrocarril de Ponferrada a Villablino. Pero solo un año después, ya prestaba servicio para Cementos Cosmos en Toral, cuenta el propio Lanuza en su blog. «En la factoría cementera se ocupaba del trasiego de vagones en la red interior, así como de la preparación de los trenes cargados a expedir y de la clasificación de los vacíos que llegan por el ramal de Toral de los Vados a Villafranca del Bierzo», cuenta Lanuza. Un grúa ya cargó ayer la máquina en una gondola en Padrón para traerla a Ponferrada y la presentación tendrá lugar en breve.

La locomotora 52 vuelve al Bierzo