lunes 16.09.2019

Más de mil firmas contra un salto hidroeléctrico en el río Ancares

Confederación recibe 35 alegaciones contra el proyecto de Suma de Energías .
Un tramo del Ancares en la zona de San Pedro de Olleros.
Un tramo del Ancares en la zona de San Pedro de Olleros.

El salto hidroeléctrico promovido por la empresa Suma de Energías S.L. en el río Ancares a su paso por el municipio de Vega de Espinareda no tendrá una tramitación plácida. Más de mil firmas respaldaron el lunes la presentación de 35 alegaciones contra la iniciativa ante la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

La oposición al salto se aglutina en torno a una plataforma vecinal bautizada como «Salvemos el río Ancares», cuyos portavoces fueron los que entregaron la documentación en las oficinas de la Miño-Sil en Ponferrada con la que se trata de impedir cualquier autorización para que Suma de Energías instale una minicentral en el cauce del Ancares en torno a localidad de San Pedro de Olleros.

La Confederación sacó a información pública el proyecto a mediados del pasado mes de diciembre. Desde entonces se ha logrado aglutinar, pese a la premura de tiempo para la redacción de las alegaciones, un importante frente opositor entre vecinos de la zona y colectivos conservacionistas.

El proyecto y estudio de impacto ambiental, según «Salvemos el río Ancares», está firmado por la empresa Agazos, S.L. perteneciente al grupo minero Lamelas Viloria. Los detractores del mismo aducen que contienen importantes errores. Aunque el eje de la argumentación para impedir que el proyecto vaya adelante es que se inscribiría dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera Ancares Leoneses. «Con el consiguiente peligro que esto conlleva para la denegación de esta calificación de Reserva de la Biosfera si se incumplen las tres premisas que se intentan conservar: fomento de la conservación, el paisaje y la variación genética», recalcan.

Otros valores

«Precisamente los valores de conservación son el mayor potencial de desarrollo que posee la zona, que experimenta un creciente número de negocios de hostelería, alojamientos de turismo rural, elaboración de productos artesanales; pesca fluvial, piragüismo o aquellas otras relacionadas con el senderismo y el turismo de naturaleza, factores que ejercen de potenciadores e impulsores de la depauperada economía rural, tal y como se admite en el propio estudio de impacto ambiental», contraponen los anti-minicentral.

Además de la recogida de firmas, el movimiento «Salvemos el río Ancares» está promoviendo una recogida de apoyos paralelos a través de la plataforma Change.org en la que lleva recabadas en pocos días 2.700 rúbricas de adhesión más. El colectivo está barajando, asimismo, proseguir con su movilización más allá de la reciente presentación de las alegaciones, constituyéndose como asociación legal. En la base de este activismo ciudadano se encuentra, de otro lado, la desconfianza que existe sobre todo respecto a la posición del Ayuntamiento de Vega de Espinareda, donde por ahora sus quejas no han encontrado ningún tipo de calado.

Más de mil firmas contra un salto hidroeléctrico en el río Ancares