jueves 09.07.2020

Matachana rechaza la planta de residuos de Biergrim al negarle suelo

La pedanía decidió renunciar al proyecto de 75 empleos por la negativa vecinal

La Junta Vecinal de Matachana (Castropodame), que preside Carlos Fresco, puso fin en la mañana de ayer a los debates encontrados tras conocerse la intención de una empresa berciana de instalar en el término de esta localidad una planta de gestión de residuos. La negativa de la pedanía a ceder los terrenos necesarios para la ubicación de la planta «no deja nada que debatir», señalaba Carlos Fresco tras adoptar la decisión vecinal con la que «se acaba esta aventura».

Los responsables políticos del Ayuntamiento de Castropodame habían recibido la propuesta de implantar en el municipio una planta de reciclado de residuos industriales, en la que se invertirían 44 millones de euros y se generarían 75 puestos de trabajo. Una oferta «a toda vista golosa para cualquier responsable municipal», según el pedáneo, que dijo que así al menos se entendió de forma inicial. Aunque, quedaban pendientes los matices: «Prosperar sí, pero no a cualquier precio», llegó a señalarse desde las pedanías afectadas mientras se esperaba el pronunciamiento de la Junta de Castilla y León que debería emitirse en un informe de impacto medioambiental.

Sin embargo, las manifestaciones vecinales en contra del proyecto no cesaron, y fue fundamentalmente el concejo público celebrado en la tarde del lunes en Villaverde, el que dio el empujón definitivo para la negativa del proyecto. Uno de los datos que más reparos daba es la magnitud del vertedero, que ocuparía 18,91 hectáreas. También la cantidad y diversidad de residuos que recibiría y entre los que se encontraban lodos de depuradora, estiércoles y contenido del tubo digestivo de animales. A todo ello se sumaba la necesidad de que esos productos se trasladaran al vertedero mediante camiones que debían cruzar el casco urbano de Villaverde de los Cestos. «Implicaría que todos los días cruzasen por la calle principal de Villaverde de los Cestos una media diaria de 20 camiones de 25 toneladas cada uno, primero cargados y luego vacíos; por lo que transitar a pie por ella sería poco menos que una peligrosa trampa», se señaló en el concejo público.

También se preveía la continuación de las manifestaciones de protesta en la localidad de Matachana, en la que se había previsto celebrar concejo público en la tarde de ayer. Un concejo que se suspendió «por carecer de motivos», una vez que la Junta Vecinal se puso en contacto con la empresa promotora del proyecto y le comunicó la negativa a ceder terrenos para la ubicación del mismo. La decisión se plasmó en bandos que se repartieron por todas las localidades del municipio de Castropodame. «Hasta aquí ha llegado esta aventura», fue la expresión con la que Carlos Fresco puso fin al debate sobre el vertedero de Matachana.

Matachana rechaza la planta de residuos de Biergrim al negarle suelo