miércoles 29.01.2020

El misterio que rodea el caso alienta el temor en el pueblo

El misterio que rodea el caso alienta el temor en el pueblo

En Cacabelos los vecinos no salían ayer de su asombro. La esquela con el nombre de Antonio González no dejaba de ser comentada en el tablón de anuncios de la plaza Mayor. En la calle, en los bares, en cualquier rincón y tertulia, el comentario era la trágica muerte de este vecino. Y nadie ocultaba el temor que existe en la villa del Cúa, por que según coincidían, «anda suelto un asesino».

Antonio González era muy conocido en la localidad y sus alrededores. Era tío de la esposa del teniente de alcalde de Cacabelos. Tenía un hermano también conocido por sus trabajos de arreglo de tejados, que precisamente había fallecido hace aproximadamente un mes. Antonio acudía a menudo a jugar la partida al centro cívico y a tomarse algún vino a alguno de los bares céntricos. Ayer le recordaban como «un buen hombre, un paisano normal, nada fanfarrón, buena persona». Incluso lo describían físicamente y lo conocían por llevar una boina en la cabeza y ser de baja estatura.

El misterio que rodea el caso alienta el temor en el pueblo