martes 29/9/20
Mejora de la salud

La nueva ley obliga a combatir el radón en 14 municipios bercianos

Ayuntamientos como Ponferrada, Toral, Corullón o Páramo están catalogados como afectados
El ingeniero del Ciemat, Héctor Rodríguez, está acreditado por el Consejo de Seguridad Nuclear. DL
El ingeniero del Ciemat, Héctor Rodríguez, está acreditado por el Consejo de Seguridad Nuclear. DL

Los proyectos de nueva construcción de edificios, en un total de 14 municipios del Bierzo, deberán a partir de ahora incorporar de forma obligatoria una protección especial en su base contra la incidencia del gas radón, producto radiactivo, considerado perjudicial para la salud.

Según los datos que maneja Héctor Rodríguez-Solano, ingeniero experto en protección radiológica del Ciemat, acreditado por el Consejo de Seguridad Nuclear como especialista en radón —en su medición y medidas científicas contra su incidencia en la población— los ayuntamientos del Bierzo afectados directamente por esta nueva normativa son Ponferrada, Toral de los Vados, Oencia, Vega de Valcarce, Barjas, Corullón, Sobrado, Benuza, Congosto, Candín, Peranzanes, Igüeña, Palacios del Sil y Páramo del Sil. Todos están encuadrados en la denominada «zona tipo 2» de incidencia del radón (la más alta).

Existen otros 22 municipios de la comarca que se considerarán de «zona tipo 1», con menor incidencia de radón, pero que deberán establecer igualmente barreras anti radón bajo la vivienda antes de construir. Se da la circunstancia de que sólo Trabadelo es el único ayuntamiento de los 38 del Bierzo que queda exento de adoptar estas medidas de prevención. En los municipios catalogados como «zona I» se dispondrá una barrera de protección. Y en los de «zona tipo II», se dispondrá esa barrera y, además, un espacio ventilado en la base de edificio.

Vigente desde hace semanas

La entrada en vigor de la normativa está ya vigente desde la publicación en el Boletín Oficial del Estado el pasado 27 de diciembre de 2019. Ese día se oficializaba el Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre del pasado año, por el que se modifica el Código Técnico de la Edificación, aprobado a su vez por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo de 2019.

De esta forma, en el tema del radón se producen dos novedades, una vinculada al gas radón en el aire y otra relacionada con su incidencia en el agua.

«En cuanto al aire, el código técnico de la edificación (CTE), en la sección de salubridad, amparada bajo el epígrafe HS6, ha incorporado, finalmente y casi con dos años de retraso, lo determinado por la directiva comunitaria 2013/59/Euratom, que obliga en determinados municipios a que las nuevas edificaciones cuenten con protección frente al gas radón. Las de nivel uno han de poner una barrera antiradón y, las de nivel dos han de poner una barrera anti radón y también ventilar el subsuelo», remarca el ingeniero experto en protección radiológica, Héctor Rodríguez.

La nueva ley obliga a combatir el radón en 14 municipios bercianos