viernes. 03.02.2023
El Hospital del Bierzo atendió en los tres primeros trimestres del 2002 cincuenta gestaciones incompletas

El número de partos prematuros aumenta un 50% en cuatro años

En los tres primeros meses del pasado año, nacieron en el Hospital del Bierzo cincuenta bebés prematuros; de ellos, dos pesaron menos de 1.
En los nueve primeros meses del 2002 se produjeron 50 partos prematuros en el Hospital del Bierzo
En el Hospital del Bierzo, el número de gestaciones incompletas ha pasado de 33 en 1998 a 70 en el 2001, mientras que en los tres primeros trimestres del año pasado, se registraron cincuenta. Además, la curva de bebés que pesan al nacer menos de 1.500 gramos también sufre un aumento significativo. En este sentido, si bien en 1998 y 1999 tres niños pesaron al nacer menos de 1.500 gramos, entre el 2000 y el 2002 esta cifra se incrementó hasta los quince. De ellos, al menos cuatro tuvo un peso menor a los mil gramos. Este dato es especialmente grave, si se tiene en cuenta que por debajo de los 1.500 gramos la mayoría de los niños tendrán secuelas y que con 750 gramos o menos tienen un 50% de posibilidades de no sobrevivir a los diez primeros días de vida. Los expertos médicos calculan que este año uno de cada diez bebés nacidos será ochomesino o sietemesino, mientras que en la década de los ochenta, la tasa era de uno por cada veinticinco. El incremento se ha acelerado en los últimos años y tendencia es preocupante: nacen menos niños y una parte creciente de ellos lo hace antes de tiempo. Las causas Las causas que llevan a que se anticipe el parto son diversas. Sin embargo, los expertos destacan que el incremento de bebés ochomesinos y sietemesinos coincide con la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral que, por un lado, ha retrasado la edad para tener hijos y, por otro, genera un estrés laboral del que logran escapar pocas trabajadoras embarazadas. Expertos en neonatología destacan que el trabajo fuera de casa obliga a las madres a descansar menos, a lo que se añade la ansiedad que impera en la mayoría de trabajos, incluso de los de oficina. Ambos factores pueden dar lugar por sí solos a un parto prematuro, pero no quiere decir que por ello el niño salga con defectos, ya que también las mujeres trabajadoras suelen tener gestaciones más controladas. Después del estrés laboral, la fecundación in vitro es otra de las principales causas de partos prematuros, bien porque suele dar lugar a embarazos múltiples, bien porque suelen recurrir a ellos mujeres de más de 35 años o bien porque, cuando los fetos alcanzan cierto volumen, dejan de caber en el útero materno y luchan por salir. El consumo de alcohol y tabaco es el tercer factor y suele estar presente entre las madres más jóvenes. Los especialistas en neonatología aseguran que los más problemáticos son los bebés nacidos antes de las 32 semanas y que no llegan al kilo y medio de peso.

El número de partos prematuros aumenta un 50% en cuatro años