jueves. 08.12.2022

En los colegios rurales la situación no es tan idílica como pudiera parecer, a pesar de las bajas ratios de alumnos por aula y la existencia de amplios espacios interiores y exteriores en los centros educativos. De hecho, en las comarcas del interior y la montaña de la provincia de Lugo también viven con incertidumbre este inicio de curso marcado por la pandemia, informa Efe. En estos meses, muchos padres y madres que habitan en ciudades y villas de mediano tamaño se han interesado por mandar allí a sus hijos, entre ellos de Ponferrada, pero son pocos los que han acabado formalizando la matrícula.

Fapacel es la federación que agrupa a las ampas de Lugo. La mayoría de asociaciones de madres y padres federadas pertenecen a centros del rural. Según su presidenta, Isabel Calvete, es «obvio» que en estas escuelas «no hay problemas de ratios (profesor-alumno)», por lo que «si estudiantes, profesores y padres lo hacen bien, no habrá ningún problema», cree, a la hora de prevenir y frenar posibles contagios.

En el CPI Poeta Uxío Novoneyra, situado en la localidad de Seoane do Courel, ya tienen preparadas mesas y sillas en el patio exterior para poder, así, salir afuera «lo máximo posible», señala a Efe la directora, Lourdes González Sotelo.

La directora reconoce que estos últimos meses «hubo interés» por parte de padres y madres de otras zonas, que llamaron incluso de «ciudades como Lugo o Ponferrada», pero al final «no llegaron a formalizar la matrícula».

Padres bercianos se interesaron por matrículas en colegios rurales de la zona de Lugo
Comentarios