miércoles 01.04.2020
La titularidad de los montes

Palacios recupera el monte público que pasó a ser de Páramo en 2017

La Junta acata la sentencia del TSJ y deja sin efecto el deslinde aprobado hace más de dos años
El pueblo de Salentinos, en una fotografía de archivo. L. DE LA MATA
El pueblo de Salentinos, en una fotografía de archivo. L. DE LA MATA

Tres décadas después de que el pueblo de Salentinos se segregara del municipio de Palacios del Sil para pasar a formar parte del de Páramo del Sil, el litigio sobre la titularidad de los montes públicos que en su día quedaron del lado de Palacios sigue estando de actualidad. Son unas 3.000 hectáreas compartidas entre los pueblos de Salientes, Valseco y Salentinos, cuya parte no entró en los bienes del decreto de segregación de 1990, por el que pasaron a ser de Páramo los vecinos, el casco urbano y las fincas privadas. Si bien todo parecía resuelto cuando, hace algo más de dos años, la Junta de Castilla y León fijó el límite jurisdiccional dejando el Monte 190 del lado de Páramo del Sil —en base al deslinde realizado por el Instituto Geográfico Nacional (IGN)— ahora la Administración autonómica ha tenido que dar marcha atrás y ejecutar una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de 2019, que estimó el recurso presentado por el Ayuntamiento de Palacios, en clara disconformidad con el deslinde aprobado.

La resolución de la Junta, publicada en las últimas horas, «deja sin efectos» el acuerdo por el que se fijó la línea límite jurisdiccional entre los dos municipios, por lo que Palacios recupera el monte público de la discordia y con él los beneficios asociados, ya que no hay que olvidar que esas hectáreas dejarían de tributar en Páramo para volver a hacerlo en Palacios. Y, a fin de cuentas, esta es la principal consecuencia de la resolución administrativa, ya que el uso de los montes por parte de los vecinos ni ha cambiado ni cambiará. Otra cosa es el trastorno que supone para los habitantes de Salentinos la tramitación de cuestiones catastrales o de la propia PAC (Política Agrícola Común), que siendo de Páramo tendrán que hacerlo donde corresponda a Palacios.

El alcalde de este último municipio, Roberto Fernández, mostró ayer la enorme satisfacción por lo que considera un derecho de sus vecinos. El regidor recordó que el decreto de segregación de hace 30 años establecía de forma directa y clara los criterios para la separación y que esos eran la población y la riqueza imponible. Algo que —defendió— no se tuvo en cuenta en el deslinde realizado por el IGN. «Hay que valorar los recursos del monte y se hizo una segregación por hectáreas, no por recursos», aseguró el alcalde de Palacios, que cuando habla de recursos se refiere a los aprovechamientos de los montes de titularidad pública, como el cinegético, el forestal, micológico, etcétera. No olvidó tampoco el segundo parámetro, el de la población. Y aquí, Fernández recordó que Valseco y Salientes —ambos pertenecientes a su municipio— tienen más habitantes que Salentinos.

Por su parte, el alcalde de Páramo del Sil, Ángel Calvo, entiende que lo único que determina la resolución del TSJ acatada por la Junta de Castilla y León es que no se da por buena la línea del límite jurisdiccional fijada hace algo más de dos años por el Instituto Geográfico Nacional. «Se tendrá que hacer otro deslinde pero no cambia nada. Pone en tela de juicio la línea, no la propiedad», aseguró el regidor, que defendió el trabajo realizado por el IGN ya aseguró que el problema ha sido que, en dicho deslinde, no se tuvieron en cuenta determinadas consideraciones de un decreto aprobado hace 30 años.

En todo caso, la delimitación no determinó nuca el reparto del Monte 190, sino un linde entre dos municipios, por eso no ha habido cambios en los usos. «Ahora mismo, Salentinos está en Páramo, pero el monte público sigue perteneciendo a tres juntas vecinales y a dos ayuntamientos», resumió Fernández.

Palacios recupera el monte público que pasó a ser de Páramo en 2017