lunes 23/5/22
Más que un juego, un homenaje

¿Quieres jugar a la Oca con las bodegas de Ponferrada?

La Destilería Bar ha creado un Juego de la Oca en el que los participantes saltan de bodega en bodega, de las que había en el casco antiguo de la capital berciana en 1985

Juego de la oca La Destilería
Carlos Rodríguez, con el Juego de la Oca de La Destilería. L. DE LA MATA.

La Cárcel, El Punto, El Pescador, Tabardo, Benito, Hermanos Prada, La Golosa, El Bodegón, La Encina, El Picaso, Estaribel, El Filandón y así hasta 33 de las bodegas que en el año 1985 ocupaban los bajos de buena parte del casco antiguo de Ponferrada son ahora casillas en un Juego de la Oca único con el que el bar La Destilería de Ponferrada quiere recordar y homenajear "una de las etapas más bonitas de nuestra ciudad", explica su propietario, Carlos Rodríguez. Por aquel entonces había hasta 35 bodegas y el vino se pagaba a diez o quince pesetas dependiendo del local.

La idea de crear un Juego de la Oca en el que cada casilla es una bodega surgió hace tres meses después de que un cliente de La Destilería entregase una fotocopia que había sacado de la Casa de la Juventud de Ponferrada fechado en 1985. Ahí estaban todas las bodegas del casco antiguo. "Empezamos a recordar y eso nos llevó al juego, a hacer algo divertido que sirva de homenaje, en principio para nosotros", explicó Carlos Rodríguez. Pero como ya pasó con el skyline de Ponferrada creado por La Destilería -ha sido una revolución y es la imagen de Ponferrada en todo el mundo- la iniciativa de la Oca triunfó y empezaron los pedidos. En papel ya se han vendido cien unidades y de madera -edición limitada- van ya por la treintena. Estas últimas ahora solo se pueden conseguir por encargo, a un precio de 30 euros. Las de papel cuestan tres euros.

Así, la mítica frase "de oca en oca y tiro por que me toca" ha mutado en un "de bodega en bodega". Al final -recuerda Carlos Rodríguez- la filosofía de base es la misma: "En las bodegas sabías cuándo y dónde empezabas, pero no cuándo, dónde ni cómo ibas a acabar".

Con esta iniciativa, La Destilería Bar de Ponferrada sigue ahondando en su férreo papel de defensor de la historia de Ponferrada y el Bierzo. Basta con entrar en este establecimiento de la parte alta de la capital berciana para comprobarlo, plagado de fotografías antiguas, recortes de periódicos, fotocopias de hechos reseñables. Es un museo abierto y un lugar de peregrinación para quien quiere conocer de cerca Ponferrada.

¿Quieres jugar a la Oca con las bodegas de Ponferrada?
Comentarios