martes 07.07.2020

Un garbeo por el Nilo y La Fonda

HACE UNOS días estuve dando un garbeo por el Nilo, ese río mítico y sagrado, que tanto nos ha invitado a soñar. Desde que era pequeño siento fascinación por los ríos. Me entusiasma aquello que fluye, lo que sabe a agua y en definitiva huele a vida, porque el agua es principio de vida. Por fortuna, en el Bierzo aún contamos con agua suficiente, y sobre todo con manantiales medicinales. Como en el útero de Gistredo, Noceda del Bierzo, donde hay aguas sanadoras, que procuran la longevidad de sus habitantes. Tal vez por eso los oriundos llegan al siglo con tal entereza, como es el caso de Rosalía, la de Josetón, que lo cumplió hace más de un mes, o bien María, la Cica, y Encarnación, la madre de Pepe Álvarez de Paz, que en breve llegarán a los cien años. Desde esta fragua les envío un cariñoso saludo. Los ríos, que son vida, y en concreto el Nilo, me han hecho recordar aquellas charlas con Gil Parrondo, cuando el oscarizado director artístico venía a impartir clases a la Escuela de cine de Ponferrada. Conviene señalar que el maestro astur es el español que más Óscars ha conseguido, entre otros, por Doctor Zhivago. Recuerdo una en especial en que el entrañable Parrondo me contó su experiencia, mágica y/o mística, a orillas del Nilo. Me dejó hipnotizado. Y es que Parrondo, además de una gran persona, es alguien con verbo encantador y extraordinaria sensibilidad artística. En el cine los directores artísticos, antaño conocidos como decoradores, suelen ser los más instruidos y razonables, incluso los más equilibrados, porque sabemos que en el mundo cinematográfico hay mucho «artista» que se cree la mamá de los pollitos, que diría un azteca en lenguaje callejero. Véanse sino algunos directores y actores, que están de atarse los machos. Parrondo, por el contrario, es humilde, de trato afable, agradecido, un «viejecito» en plena forma, al que le gusta tomar sus gin tonics como digestivo, y que nos emociona cuando nos cuenta historias, como aquel día, mientras comíamos, que dijo que el pan estaba riquísimo. «Este es pan bíblico», apostilló. En aquella ocasión habíamos ido a comer a La Fonda, ese restaurante casero, enel casco antiguo ponferradino, por el que han pasado cineastas de reconocido prestigio. La Fonda es uno de los comedores con mayor encanto del Bierzo. Y en verano su terraza al aire libre se me antoja deliciosa. De momento seguiremos dándole vueltas al Nilo y a esa megalópolis bestial, polvorienta y animada que es El Cairo.

Un garbeo por el Nilo y La Fonda