sábado. 26.11.2022
ENERGÍA

Varapalo ambiental de la Junta a la central hidroeléctrica de Villafranca

Declaración de impacto negativa para el proyecto del Ayuntamiento en el río Burbia
El río Burbia, durante una de sus últimas crecidas, a su paso por Villafranca. DL
El río Burbia, durante una de sus últimas crecidas, a su paso por Villafranca. DL

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de Castilla y León ha dictado una declaración de impacto ambiental desfavorable para el proyecto de central hidroeléctrica Las Vegas, promovido por el Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo en el río Burbia.

Según publicó ayer el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), el objeto del proyecto es la implantación de un aprovechamiento hidroeléctrico en el río Burbia.

En este sentido, se pretende la instalación de una minicentral de tipo fluyente con una potencia de diseño de 400 kW y una producción media anual de energía de 1.650 MWh/año, para un caudal de equipamiento de 1,6 m³/s, que resulta ser el máximo disponible.

Actualmente existe un azud en el río, en la localidad de Puente de Rey, desde el que se desvía agua mediante un canal de hormigón rectangular de 2.474 metros de longitud hasta la localidad de Villafranca del Bierzo.

Este canal posibilita actualmente el uso del agua para abastecimiento (21 l/s) y para riego (25 l/s). Debido a su amplia sección, se plantea la posibilidad de aprovechar todo el caudal de agua que puede conducir para conseguir un aprovechamiento hidroeléctrico, respetando los caudales de concesión actuales.

El canal ya fue usado anteriormente para abastecer una central hidroeléctrica situada en el mismo lugar que la planteada en este proyecto. Actualmente, de la misma sólo queda el antiguo edificio, la cámara de carga y la tubería forzada, todo en mal estado.

Se plantea reconstruir íntegramente el edificio para alojar en su interior una turbina que iría conectada a un generador eléctrico que trasformaría la energía potencial del agua en energía eléctrica.

La Junta ha entendido que «en el tramo de río que discurre desde el azud de captación hasta el punto de restitución del agua al río, de 2,5 kilómetros de longitud, no se darían buenas condiciones de habitabilidad para acoger las distintas especies que pueblan el río, generándose una drástica infranqueabilidad para las mismas, quedando desconectadas las poblaciones situadas aguas arriba del tramo con las situadas aguas abajo».

«La división de los cursos de agua en tramos aislados genera grandes problemas genéticos en las distintas poblaciones de animales presentes, poniendo en peligro su conservación a largo plazo», ha argumentado.

En conclusión, a pesar de las medidas preventivas y correctoras propuestas por el promotor y en base a los informes emitidos, se ha estimado que «el proyecto puede causar un impacto ambiental crítico al no garantizar una adecuada preservación de los recursos naturales presentes en la zona»

Varapalo ambiental de la Junta a la central hidroeléctrica de Villafranca
Comentarios