domingo. 27.11.2022

Ventana abierta a un futuro mejor

Cáritas y la Fundación Endesa entregan los diplomas a quince jóvenes rescatados del fracaso escolar que en los últimos cuatro meses se han estado formado en instalaciones eléctricas en edificios.

maría carro | ponferrada

Quince jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, que ni estudian ni trabajan, ajenos a la cultura del esfuerzo. Este es un perfil muy genérico —cada caso tiene su matices— de los alumnos que han participado en el último programa de formación impartido por Cáritas con el respaldo económico de la Fundación Endesa. Jóvenes rescatados del fracaso escolar, inmersos en una atonía cotidiana que, gracias a este proyecto, recuperan el contacto con la formación y vuelven a tener horarios y la esperanza en un futuro mejor. Todos ellos recogieron ayer los diplomas que acreditan su formación en electricidad. Lo hicieron en un acto celebrado en el Castillo de los Templarios de Ponferrada y en el que estuvieron arropados por los que, durante cuatro meses, han sido sus profesores, así como autoridades locales y de Endesa y el responsable de Cáritas, José Antonio Prada

Hace seis años que la Fundación Endesa puso en marcha en el Bierzo este proyecto nacional de formación y reinserción laboral que tiene dos objetivos básicos: conseguir que los participantes retomen sus estudios o busquen trabajo y educarlos en la cultura del esfuerzo, que vean que con trabajo y tesón pueden conseguir grandes cosas. Ya son 90 los jóvenes formados gracias a este convenio de colaboración entre Endesa y Cáritas y el balance es muy positivo. «Hemos conseguido que se reincorporen a la enseñanza reglada entre dos y cuatro alumnos por año», apuntó Prada. A ellos hay que sumar además los que encuentran un trabajo o, incluso, son becados por Endesa.

«No es sólo darles formación, sino acompañarlos posteriormente y tratar de ayudarles dentro de nuestras posibilidades, darles una opción de trabajo y, si alguno quiere y tiene la oportunidad, de seguir estudiando. En definitiva, ayudarles a tener un futuro mejor», afirmó el director de Programas de la Fundación Endesa, Eduardo Marín. El mismo explicó que son 40.000 los euros que se destinan a este fin en Ponferrada y que el cómputo de la inversión global, en toda España, ronda los 360.000 euros.

José Carmelo Gutiérrez ha sido profesor de los quince jóvenes que, en los últimos cuatro meses, se han estado formando en electricidad. «Es gente que ha estado un poco desanimada y necesita un empuje para ver que con esfuerzo se consiguen cosas», explicó Gutiérrez, afirmando que se nota la evolución de cada uno de ellos desde que entra en el programa hasta que finaliza la formación, que tiene una parte teórica y otra práctica. Esta última la están haciendo en una casa en San Lorenzo, donde han retirado toda la instalación eléctrica y están volviendo a ponerla. En todo este proyecto juega también un papel importante el Instituto Virgen de la Encina (Iesve) de Ponferrada.

Por lo tanto, tal y como consideró la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, este programa de 400 horas «les va a permitir incorporarse a la vida laboral y les abre una esperanza para que se den cuenta de que son perfectamente válidos».

Ventana abierta a un futuro mejor