domingo 05.04.2020

El vertido de lodo de la presa de San Facundo quedará sin juzgar

Archivada la causa penal al retirarse la Fiscalía y todas las partes personadas como acusación
El vertido de lodo de la presa de San Facundo quedará sin juzgar

C. F. C. | PONFERRADA

La avalancha de lodo de la presa de San Facundo que en octubre de 2009 causó una mortandad de peces en el río Argutorio quedará sin juzgar después de que la retirada de todas las partes personadas —las pedanías de San Andrés y San Facundo en primer lugar, tras alcanzar un acuerdo con el Ayuntamiento de Bembibre, propietario de la presa, la Fiscalía, la Junta de Castilla y León y la semana pasada también el Ayuntamiento de Torre del Bierzo— obligara ayer al Juzgado de lo Penal número uno de Ponferrada a suspender la vista oral y decretar el archivo definitivo de la causa. El entonces concejal de Medio Ambiente de Bembibre, el socialista Manuel Ángel Rey, y dos operarios de la empresa Hidrogestión Socamex, concesionaria del servicio de abastecimiento de aguas, habían sido imputados en el año 2011 por el juzgado que instruyó la causa como presuntos responsables de un delito contra el Medio Ambiente por abrir las válvulas del embalse sin las autorizaciones correspondientes de la administración autonómica y de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil (CHMS).

No se sentarán, sin embargo, en el banquillo, porque ayer, fecha fijada para el juicio, ya no había nadie que los acusara. Empezado por la Fiscalía, siguiendo por las dos pedanías que impulsaron la denuncia, y terminando por el Ayuntamiento de Torre y la Junta de Castilla y León, que estimó en 29.000 euros los daños causados al medio ambiente. La Junta de Castilla y León impuso además una multa de 25.000 euros al Ayuntamiento de Bembibre en 2011 por una infracción muy grave de la Ley de Protección de Ecosistemas Naturales. Y la CHMS, más benévola, también sancionó con 3.250 euros el vertido.

El pedáneo de San Andrés, José Luis de la Torre, no salía ayer de su asombro, sobre todo por la retirada de la Fiscalía y de la propia Junta de Castilla y León. «Va a quedar impune un delito contra el medio ambiente», se quejó después de advertir que los daños causados, al ser zona vedada para pesca, fueron el doble de los cuantificados. De la Torre reconoció que tanto la pedanía que preside como la de San Facundo negociaron en su día con el Ayuntamiento de Bembibre retirarse como acusación. «Pensábamos que con la Fiscalía y la Junta y con el Ayuntamiento sería suficiente. Que el fiscal se haya retirado es muy raro», afirmó ayer.

Presa en situación «ilegal»

El pedáneo alertó, una vez más de la situación «ilegal» en la que se encuentra la presa de San Facundo. «Se va a producir un nuevo vertido», auguró. «Todo el mundo me da la razón, pero nadie hace nada», añadió. Y aseguró que el «vertido constante» desde la presa obliga a Torre a limpiar con frecuencia la playa fluvial de San Facundo.

El vertido de lodo de la presa de San Facundo quedará sin juzgar