jueves 27/1/22
Reconocimiento

Una viticultura de héroes

Pago de los Abuelos se convierte en la única bodega de Castilla y León con la certificación de viticultura heroica propia de zonas de montaña
Imagen de uno de los viñedos de la Bodega Pago de los Abuelos. PAGO DE LOS ABUELOS

Pago de los Abuelos es el homenaje que el enólogo y sumiller Nacho Álvarez ha querido hacer a sus antepasados y, de paso, a todos aquellos hombres y mujeres que trabajaron las viñas que hoy hacen del Bierzo una zona de producción vitivinícola especial por la antigüedad de sus cepas. Pago de los Abuelos es una herencia, un proyecto personal basado en la tradición y en la recuperación de parcelas olvidadas en una zona, la de Puente de Domingo Flórez y Borrenes, acostumbrada a otro tipo de actividad. Ubicación que da sus viñedos un carácter montañés que, precisamente, ha convertido a esta bodega en la primera de Castilla y León en obtener la certificación de viticultura heroica, otorgada por el Centro de Investigación, Estudio, Salvaguarda, Coordinación y Valorización de la Viticultura de Montaña (Cervim).

Viñedos plantados a una altitud de 700 metros sobre el nivel del mar en parcelas con hasta un 51% de pendiente que hacen imposible la mecanización del trabajo. Las manos son la única herramienta. Esas condiciones, el laboreo tradicional, la apuesta por la recuperación de las variedades autóctonas en una tierra minifundista y un paisaje tan admirable como escarpado han sido los atributos tenidos en cuenta por este organismo internacional con sede en el Valle de Aosta (Italia) para conceder a Pago de los Abuelos la medalla de la heroicidad.

El Cervim surgió al amparo de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) con el objetivo de poner en valor y garantizar los intereses de la viticultura de montaña y en fuerte pendiente de diferentes regiones europeas. Su código normativo establece que para ser considerado como tal, los viñedos han de estar localizados a más de 500 metros de altitud (exceptuando las mesetas), con pendientes de, al menos, un 30% de inclinación. También se valora la dificultad de acceso a la mecanización en el terreno, los viñedos de pequeño tamaño, la climatología extrema y la belleza del paisaje.

Solo un 5% de las bodegas de todo el mundo cumplen con estos requisitos y Pago de los Abuelos es una de ellas. Un proyecto vitivinícola que abarca una superficie de alrededor de seis hectáreas con viñedos en Puente de Domingo Flórez, San Pedro de Trones y San Juan de Paluezas. De ellas salen seis vinos con carácter propio: dos tintos mencía, dos blancos de la variedad godello y un rosado también cien por cien mencía.

Una viticultura de héroes
Comentarios