martes. 16.08.2022

¿Quién no recuerda la felicidad que le proporcionó aquel entrañable juguete de su niñez? Poder manejar y decidir mediante la interacción, que un objeto sea poseedor de nuestras intenciones, permite a los niños entrar en el mundo de los sueños. La imaginación y la inocencia, tienen mucho que ver con la parte activa del juego, consiguiendo beneficiar de una manera agradable el desarrollo de esa incipiente inteligencia. Una vez al año celebramos el día de los Reyes Magos o Papá Noel. De esta manera, rendimos homenaje a nuestros niños como portadores en el tiempo de los valores más excelentes que posee el ser humano: la inocencia, la franqueza y la imaginación. El desarrollo de estos sentimientos, serán la clave en la excelencia de los buenos hábitos, muy útiles para el futuro de la Ciencia y la Sociedad. No nos podemos permitir la osadía de que haya niños sin juguetes. Y menos en estas fechas.

El juguete
Comentarios