domingo. 04.12.2022

Todos los implicados en el secuestro del empresario soriano Publio Cordón han sido condenados. Se ha hecho justicia, pero aun así, 25 años después de esta acción de los Grapo, el fiscal Marcelo de Azcárraga reconoce su frustración por no haberse localizado el cuerpo para que la familia descanse y pueda pasar página.

Ni el fiscal ni la Guardia Civil han cejado en su empeño de encontrar el cuerpo del empresario, que un 27 de junio de 1995, en torno a las 7.30 horas, fue capturado en Zaragoza por tres terroristas, entre ellos Fernando Silva Sande, mientras hacía deporte cerca de su vivienda. Publio Cordón fue trasladado a una vivienda de la ciudad francesa de Lyon, donde fue custodiado por otros dos terroristas ya condenados: el berciano Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez Méndez.

En la buhardilla de la casa, recluyeron a Cordón en un armario empotrado. Las muescas de letras y números que el secuestrado efectuó en la jamba del armario sirvieron de prueba para demostrar que la víctima estuvo allí, según los análisis caligráficos.

Intento de huida

Cordón intentó escapar, cayó al vacío desde una ventana, quedó malherido y al poco murió sin que, al parecer, fuera socorrido por sus captores.

Sin embargo, Teijelo y Gómez, los últimos «grapo» juzgados por este caso, fueron condenados por secuestro pero no por asesinato, ya que el tribunal entendió que al no haberse encontrado todavía el cadáver, no se podía «inferir jurídicamente» que el empresario aragonés falleció de la forma que las acusaciones relataron. Ha pasado un cuarto de siglo desde el secuestro, sin que se hayan escatimado medios para esclarecer el caso, incluida la prueba neurológica P-300 a Silva Sande para determinar la verosimilitud de sus recuerdos.

Tampoco se han ahorrado medios para hallar el cadáver, con el uso por parte de la Guardia Civil y las fuerzas de seguridad francesas de tecnologías sosfisticadas en el rastreo del Mont Ventoux francés, lugar emblemático del Tour de Francia y donde pudo ser enterrado el cuerpo del industrial.

25 años sin Publio Cordón: caso cerrado pero con la frustración de no hallarle
Comentarios