viernes 10.07.2020

La Comunidad respira ante el anuncio de Renault de que mantiene las fábricas

La compañía confirma que recortará 15.000 empleos y reducirá costes por valor de 2.150 millones de euros
Imagen de las instalaciones de Renault en Valladolid. NACHO GALLEGO
Imagen de las instalaciones de Renault en Valladolid. NACHO GALLEGO

Renault ha descartado el cierre de sus plantas en España, donde cuenta con factorías en Valladolid (dos), Palencia y Sevilla y emplea a unas 14.000 personas, dentro del plan de ajuste presentado hoy por el grupo, que en todo el mundo recortará 15.000 empleos y reducirá costes por valor de 2.150 millones de euros.

Según han asegurado a Efe fuentes de la compañía, en España no se ha planteado ningún cierre, aunque no ha detallado cómo afectará a su plantilla en el país el ajuste de empleos anunciado.

En España, el fabricante francés cuenta con cerca de 14.000 trabajadores, unos 9.000 de ellos en producción.

El fabricante automovilístico cuenta con cuatro fabricas en España, dos de pieza, en Sevilla (cajas de cambio) y Valladolid (motores), y dos de ensamblaje, en Valladolid, donde produce su modelo Captur, y en Palencia, donde monta los Megane y Kadjar.

Los cuatro centros productivos permanecieron cerrados desde mediados de marzo, con motivo de la extensión de la pandemia de la covid-19, hasta mediados de abril. En el primer trimestre de este año, el grupo Renault perdió más de 5.000 millones de euros y recortó su facturación el 19,2 %. Sus ventas de vehículos sufrieron una caída del 25,9 %, hasta 672.962 unidades.

En España, la cifra de ventas alcanzó los 182.026 vehículos, un 3,3 % menos que en el mismo periodo del año anterior.

Valladolid y Palencia

Según indica Renault en su web, la fábrica de Palencia, inaugurada en 1978, cuenta con una superficie total de 323.081 metros cuadrados de superficie construida, y en la actualidad produce la gama Megane y Kadjar y exporta el 85 % de su producción.

En Valladolid se sitúa la primera fábrica que el grupo fundó en España, inaugurada la unidad de Carrocería en 1966 y la de Montaje en 1972, fusionadas en 1995. La de motores se inauguró en 1965, y cuenta con tres talleres y una planta de inyección de aluminio. Es aquí donde la compañía ha iniciado la producción de su primer híbrido enchufable, el Captur E-Tech Plug-in.

La de Sevilla, por su parte, se dedica a la fabricación de cajas de velocidades desde 1966, y cuenta con una superficie de 211.842 metros cuadrados.

Por su parte, UGT y CC.OO han respirado con el anuncio del mantenimiento de la actividad de Renault en las plantas españolas, pero también se preocupan por la suspensión de 15.000 empleos en el mundo y urgen a las administraciones españolas a garantizar que no se pierda capacidad productiva en el sector.

Tras conocer el plan de reorganización que la multinacional automovilística francesa ha anunciado este viernes, que va a suponer la supresión de 15.000 empleos en todo el mundo, CC.OO ha manifestado su preocupación aunque finalmente no afectará a las cuatro plantas que Renault tiene en España: dos en Valladolid, una en Palencia y otra en Sevilla.

«Por el momento, en todas ellas se mantendrán las producciones actuales, ya que son las más competitivas del grupo», ha afirmado en un comunicado Rubén González Pablos, delegado general de CC.OO en el grupo RESA y secretario adjunto del Comité Grupo Renault.

También UGT ha señalado la importancia que tiene en este momento que las plantas españolas mantengan su actividad, «tanto para los trabajadores de Renault España como para las empresas auxiliares», pero ha lamentado el anuncio de cierre y pérdida de empleo en otras fábricas del grupo.

Según UGT, la decisión de la dirección de Renault respecto a España «es fruto del trabajo bien hecho en los últimos años».

La Comunidad respira ante el anuncio de Renault de que mantiene las fábricas