martes 19/10/21

La economía de Cyl se descalabra a niveles de hace más de 80 años

El crecimiento se desploma casi un 8%, que se une a la caída del 18,7% del PIB de 2020
El consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo. NACHO GALLEGO

La economía de CyL cayó un 7,9 por ciento a lo largo del año 2020, un descenso «muy relevante» y el mayor en los últimos 80 años, y se vio especialmente lastrada por el descenso del 18,7 por ciento del PIB anotado en el segundo trimestre por la pandemia del coronavirus, ya que la caída del cuarto ha sido del 4,0 por ciento, lo que evidencia una «cierta recuperación» en términos intertrimestrales.

Esto supone, además, que Castilla y León perdió en 2020 todo el crecimiento acumulado en los tres ejercicios anteriores (2017, 2018 y 2019) a lo que se une que habrá que esperar a que pasen los años 2021 y 2022 para poder recuperar lo perdido en el año del mayor impacto de la pandemia. Estas son las principales conclusiones que ha realizado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, con motivo de la presentación de los datos de la Contabilidad Regional relativos al cuarto trimestre de un año «muy heterogéneo» tanto en términos de trimestres (-3,2, -18,7 -5,5 y -4,0 por ciento) como de sectores, con crecimientos en la agricultura, en las ramas energéticas y en los servicios de no mercado, y desde el punto de vista de la demanda, donde caen la inversión y el consumo final de los hogares frente a un aumento del gasto por parte de las administraciones públicas.

Sector exterior

El consejero ha constatado un «comportamiento relativamente favorable» del sector exterior, que sumó 0,3 puntos, mientras que empleo anotó una pérdida de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo del 5 por ciento —unos 50.000— frente al aumento del 1,3 por ciento de 2019. El empleo descendió en todos los sectores productivos, con especial intensidad en la industria y los servicios, si bien Fernández Carriedo ha recordado que en términos EPA la tasa de paro es 4,5 puntos inferior a la media (11,6 frente al 16,1).

«El año acabó mejor de lo que acabó la media del conjunto del ejercicio que se ha visto lastrado por ese segundo trimestre», ha explicado el consejero que ha constatado que 2020 ha ido «a mejor» a medida que pasaban los meses desde el segundo semestre, si bien ha reconocido que el mejor trimestre fue el primero cuando Castilla y León anotaba ya los efectos de la desaceleración económica.

Carriedo ha aprovechado la ocasión para recordar que todas las previsiones apuntan a que la evolución de la economía nacional será superior a la que ha anotado Castilla y León, a la que ha situado entre las comunidades con impacto «menos negativo» a pesar de que el descenso del PIB ha sido «intenso». A modo de ejemplo, ha apelado las estimaciones de la Airef que sitúan la diferencia en dos puntos menos de caída, si bien ha admitido que los datos no satisfacen a la Junta porque la caída de la actividad ha sido «muy importante», máxime «en un sólo ejercicio».

Por el lado de la oferta, el sector primario aumentó un 8,7 por ciento por el «importante aumento de la producción agraria» frente al descenso del 3,9 por ciento de 2019, por lo que recupera todo lo perdido con un crecimiento adicional. Sin embargo, la producción ganadera anotó un crecimiento menor que en el año 2019.

En el caso de la industria cayó en conjunto un 6,9 por ciento, frente al aumento del 0,8 por ciento de 2019, por el «importante descenso» anotado por las ramas industriales, mientras que las ramas energéticas crecieron un 7,4 por ciento, frente al -15,1 por ciento de 2019, que fue un año «muy negativo» por el fin de la minería y por la falta de actividad en las térmicas. En este caso, crecen el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado frente al descenso del año anterior.

Por su parte, las ramas manufactureras descendieron un 8,2 por ciento en 2020, frente al aumento del 2,2 por ciento en 2019, con «importantes descensos» en todas, salvo en la rama de industria química y productos farmacéuticos que experimenta un crecimiento moderado.

La economía de Cyl se descalabra a niveles de hace más de 80 años