sábado 18.01.2020
Salud

La epidemia de gripe se intensifica en Castilla y León

Una paciente recibe la vacuna contra la gripe. DL
Una paciente recibe la vacuna contra la gripe. DL

La gripe se intensifica en España, con una tasa de 105,9 casos por 100.000 habitantes, el doble que hace una semana, y en la misma línea en Castilla y León ha alcanzado el nivel epidémico y pasado de 43,6 a 101,64 casos por 100.000 en siete días, con intensidad baja y nivel de difusión extensa.

De acuerdo a los datos del "Informe semanal de Vigilancia de la Gripe", que elabora el Instituto de Salud Carlos III, y el informe semanal de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, la actividad gripal entró en nivel epidémico la semana pasada al superar los 52,6 casos por 100.000, y aunque la intensidad es baja la tendencia es ascendente.

En el conjunto nacional, la evolución de la actividad gripal durante la segunda semana del año es creciente y las muestras recogidas desde que ha comenzado la temporada ponen de manifiesto un predominio del virus tipo A (66 %), frente al tipo B (33,7 %).

Hasta el momento, el mayor número de casos se ha registrado en los niños de entre 0 y 4 años, con más de 200 casos por 100.000 habitantes, seguido de los menores de entre 5 y 14 años (cerca de 150 casos por 100.000), entre 15 y 64 años (100 por 100.000) y los mayores de 65 (50 por 100.000), uno de los colectivos para quienes está recomendada la vacunación.

En Castilla y León la mayoría de los virus son de tipo A y también con especial incidencia en el grupo de entre cero a cuatro años, donde la tasa de incidencia acumulada está en torno a los 1.300 casos por 100.000.

De acuerdo a los datos del Carlos III, las redes de Asturias y Navarra registraron un nivel de intensidad medio, siendo bajo en las demás redes, excepto en Baleares, Cataluña, Extremadura y Melilla que se mantiene todavía basal, al no haber alcanzado su umbral establecido para esta temporada.

La difusión es extensa o local en la mayor parte del territorio, salvo en Andalucía, Cataluña y Comunitat Valenciana, que es esporádica, y nula en Melilla.

Y la evolución es creciente en todo el territorio, excepto en Baleares, Cataluña y Melilla, que permanece estable.

La epidemia de gripe se intensifica en Castilla y León