domingo 5/12/21

El fiscal superior de Castilla y León, Santiago Mena, ha calculado en 80.000 la cantidad de procedimientos incoados durante 2020, año de la pandemia de covid-19, lo que representa el diecisiete por ciento menos que en 2019, una tendencia descendente que se observa en los últimos años. Mena ha informado sobre las Memorias del Ministerio Público de 2020 y 2019 ante la comisión correspondiente de las Cortes autonómicas, donde ha detallado que también en 2020 disminuyó la cantidad de calificaciones provisionales, cuando se contabilizaron 8.800, con un descenso del siete por ciento en relación con 2019.

El fiscal superior de la Comunidad ha situado la labor del departamento que dirige, de las nueve fiscalías territoriales y una de área en Ponferrada, en una autonomía muy extensa, con mas de 94.000 metros cuadrados, lo que dificulta el ejercicio de las funciones de los profesionales de este servicio.

Ha descrito la composición del personal y ha subrayado que, de los 163 fiscales que desempeñan su tarea e la actualidad, el 63 por ciento son mujeres y, en cinco de las nueve Fiscalías territoriales, la responsabilidad del departamento recae también en mujeres.

En un año marcado por la pandemia, de 367 medidas cautelares solicitadas, se acordaron 346, un «porcentaje altísimo», ha expuesto el fiscal superior.

El fiscal superior de Castilla y León ha manifestado que los asuntos vinculados con violencia machista han disminuido durante 2020, una circunstancia que ha atribuido a las especiales situaciones vividas durante la pandemia, no a que hayan bajado los casos.

El fiscal calcula en 80.000 los asuntos iniciados en 2020 al descender un 17%
Comentarios