sábado. 13.08.2022

El guardia civil leonés sigue muy grave, aunque experimenta una leve mejoría

Pedro Alfonso Casado es huérfano de la Benemérita y su madre y uno de sus hermanos viven en la provincia
                      Imagen de los gaurdias civiles el jueves apostados junto al domicilio donde se parapetó el presunto homicida. NACHO GALLEGO
Imagen de los gaurdias civiles el jueves apostados junto al domicilio donde se parapetó el presunto homicida. NACHO GALLEGO

Pedro Alfonso Casado, el teniente coronel de la Guardia Civil al que el viernes hirió un hombre atrincherado en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), sigue estable dentro de la gravedad, tras recibir un disparo en la cabeza en el que la bala ha atravesado su casco de protección. Su pronóstico, a tenor de las últimas pruebas realizadas, resulta alentador para el agente que ayer se debatía entre la vida y la muerte.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno han informado este sábado que el teniente coronel y jefe de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil sigue estable dentro de esa gravedad tras superar las primeras 24 horas, algo que es importante en estos casos.

El guardia civil, que tiene una vinculación muy estrecha con León, fue el encargado de negociar con un vecino de Santovenia, conocido como el Chiqui, que se atrincheró con un rehén tras presuntamente matar a un amigo, y recibió un disparo cuando se acercó a hablar con el parapetado. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno han explicado que la noche ha transcurrido con calma en Santovenia de Pisuerga, una tranquila localidad dormitorio en el alfoz de Valladolid de unos 5.000 vecinos, que ayer vivió doce horas de tensión hasta que el Chiqui se entregó y fue detenido.

Una reyerta previa ocurrida sobre las 18.00 horas del jueves en la que participaron doce personas fue el origen del crimen, según informó la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, en declaraciones a los periodistas en Santovenia.

Algunas de estas personas tuvieron que recibir asistencia en un hospital de Valladolid por heridas leves, entre ellas Dionisio A.P. -el fallecido-, de 45 años , y uno de sus hijos, de 27.

Lo que motivó esa primera reyerta, según los vecinos de la zona y la suegra del fallecido, Encarnación Arias, fue una desavenencia entre la mujer del Chiqui, autor del disparo, y la de la víctima, Dionisio.

Ayer se celebró la misa comunitaria en Valladolid por el fallecido, Dionisio Alonso, de 45 años, y a la tarde la despedida en la capilla del tanatorio del Salvador, con la posterior incineración.

El teniente coronel leonés Pedro Alfonso Casado jefe de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, participó en la liberación al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara hace 25 años. Fue liberado tras 532 días encerrado en un zulo cerrado por un mecanismo que abrieron la pericia y una «pizca de suerte». Los efectivos que lideraron la operación pertenecían a la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, la misma que ha intervenido hoy en Valladolid.

Huérfano del cuerpo

El teniente coronel leonés Pedro Alfonso Casado sigue en estado crítico tras recibir un disparo en la cabeza, que atravesó el casco, cuando mediaba con el presunto asesino, que se había atrincherado durante varias horas en una casa familiar de Santovenia de Pisuerga después de matar a un amigo de la infancia.

‘Perico’, como le conocen sus compañeros, es de Sahagún. La madre y un hermano viven en León. Es además, huérfano del Cuerpo. Su padre también fue guardia civil, señalan fuentes cercanas. Pedro Alfonso Casado tiene una extensa hoja de servicios tras 25 años dedicado a la unidad de élite de la Guardia Civil, con la que ha llevado a cabo multitud de operaciones de mucho riesgo y alcance internacional.

La Unidad Especial de Intervención (UEI), que dirige, es la equivalente a los GEO de la Policía Nacional. «Los que no te conocen se preguntarán como un teniente coronel de la unidad más elitista de la Guardia Civil estaba en primera línea. Tu humildad hace grande la palabra líder. Te mando toda mi fuerza Perico. Ánimo, tú puedes», escribía ayer una de sus compañeras en las redes sociales, que se han llenado de mensajes de apoyo a Pedro Alfonso Casado, el guardia civil herido muy grave.

El guardia civil leonés sigue muy grave, aunque experimenta una leve mejoría
Comentarios