martes. 28.06.2022

Una hembra mata a un oso para defender a su cría

La osa también ha resultado herida, si bien ni ella ni su cría han sido aún encontradas
undefined
El oso ha aparecido hoy, mientras la hembra malherida y su cría siguen sin aparecer. EFE

La supervivencia se convierte en ocasiones en un ritual atroz, y más aún cuando los contrincantes son un oso pardo cantábrico en celo, dispuesto a devorar cualquier osezno para que su madre entre en celo, y una osa dispuesta a morir por su cría en una lucha feroz contra el macho. El cruento suceso ha sido captado en dos vídeos que se reproducen en este periódico, pero de los que se advierte previamente por su especial dureza.

Pero por partes. Un operativo dirigido por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León localizaba el cadáver de un oso pardo que se había despeñado en la Montaña Palentina durante un enfrentamiento con una hembra, que está gravemente herida, y su cría. El dispositivo de búsqueda ha rastreado este lunes el entorno de la Peña de Santa Lucía, en la Montaña Palentina, para localizar a dos ejemplares adultos de oso pardo, un macho y una hembra, y a un osezno, según ha informado la Junta de Castilla y León en un comunicado.

Al parecer, un macho adulto de oso pardo, en plena época de celo, se enfrentó a una hembra acompañada de una cría, acabando los dos adultos despeñados por un gran cortado de varias decenas de metros.

El operativo desplegado desde primera hora de la mañana de este lunes ha logrado localizar el cadáver del macho, un ejemplar de oso pardo de 217 kilogramos de peso, pero continúa la búsqueda de la osa y el osezno.

En relación con la osa, de la que no se ha podido confirmar su muerte, pero sí la extrema gravedad de las lesiones a la luz de las imágenes y rastros de sangre observados durante la mañana de ayer, se ha conseguido localizar la cavidad donde se ha refugiado, y durante la tarde se ha monitorizado el interior de la cueva con un equipo remoto priorizando la seguridad de todo el operativo.

Respecto del osezno, durante la mañana se le ha conseguido observar, si bien a última hora de la mañana se ha perdido el contacto visual al haberse introducido en alguna de las múltiples cavidades de la zona, de muy difícil acceso.

Ahora mismo la prioridad del operativo es, además de confirmar el alcance de las lesiones en la hembra, la localización y captura del osezno, para lograr su supervivencia en instalaciones especializadas de la Junta hasta que alcance el peso necesario para valerse de forma autónoma.

Tras haber realizado el levantamiento del cadáver del oso pardo por agentes medioambientales, celadores de Medio Ambiente y la Guardia Civil, el cuerpo de este macho adulto está siendo trasladado al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos para practicar la correspondiente necropsia. El operativo desarrollado por la Consejería de Medio Ambiente ha estado compuesto por personal técnico, veterinarios, agentes medioambientales, celadores de medioambiente y personal de las Patrullas Oso de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León, preparados con rifles anestésicos, perros de rastro ‘Plott Hound’ y remolques trampa tipo ‘culvert’ específicos para el transporte de osos.

Una hembra mata a un oso para defender a su cría