domingo 16/5/21

La juez no ve delito en la gestión de la primera residencia intervenida en CyL

La decisión es firme y no cabe recurso

La titular del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia de Aranda de Duero ha acordado el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones iniciadas contra la residencia de mayores de Adrada de Haza (Burgos) en marzo de 2020, al inicio de la pandemia del coronavirus, la primera cuya gestión fue intervenida por la Junta.

El auto emitido por el Juzgado recoge que de las actuaciones no se desprende la existencia de indicios suficientes para continuar la tramitación del procedimiento.

Estima que no se puede hablar de que la dirección o empleados de la residencia incurrieran en ninguna conducta penalmente relevante imputable a título de imprudencia, ya que no ha quedado probado que incumplieran el deber objetivo de cuidado de los residentes.

Tampoco cree que se pueda atribuir a los responsables de la residencia incumplimientos del deber subjetivo de previsión de un riesgo que, dados los conocimientos médicos y científicos existentes al inicio de la pandemia, no era previsible ni evitable.

La juez considera que la situación mundial de pandemia por COVID 19 que se vivió en el país sobre todo en marzo de 2020, con falta de conocimientos, medidas sanitarias insuficientes y falta de ayuda e información por parte de los organismos públicos impiden que en este caso ni la dirección ni los empleados del centro tuvieran capacidad de actuar debidamente para afrontar las consecuencias de la crisis sanitaria.

Por ello mismo, entiende que no pueden ser atribuibles los fallecimientos de los residentes a título de homicidios imprudentes cometidos por omisión.

En este sentido, y en consonancia con el escrito presentado por la Fiscalía, considera inexistente un posible delito de omisión del deber de socorro, especialmente teniendo en cuenta que la jurisprudencia del Tribunal Supremo exige que haya conciencia de omisión del deber de socorro.

La decisión no es firme y contra ella cabe recurso.

La residencia Valle del Cuco de Adrada de Haza fue intervenida por la Junta de Castilla y León el pasado 25 de marzo de 2020, después de que la ausencia de personal hiciera casi imposible la atención a los residentes.

Fue el primer centro de estas características del que la Administración regional asumía su gestión.

Aunque se intentó mantenerlo abierto, sustituyendo a la directora por una funcionaria de la Gerencia de Servicios Sociales y reforzando la plantilla con personal de otros centros, finalmente fue cerrara y sus usuarios fueron distribuidos en otras residencias de Castilla y León

La juez no ve delito en la gestión de la primera residencia intervenida en CyL
Comentarios