jueves 13/8/20

La Junta da 9 millones para ayudar a las empresas TIC contra la crisis

Impulsa I+D y la transferencia de conocimiento tecnológico para frenar el impacto del Covid-19
Fernández Carriedo habla con el consejero Jesús Julio Carnero en las Cortes autonómicas. R. GARCÍA
Fernández Carriedo habla con el consejero Jesús Julio Carnero en las Cortes autonómicas. R. GARCÍA

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León (ICE), ha convocado una nueva línea de ayudas dotada con 9 millones y destinada a financiar proyectos de I+D en colaboración efectiva entre los centros tecnológicos de la Comunidad y empresas con al menos un centro de trabajo productivo en Castilla y León, cofinanciados con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

En el contexto actual, atravesado por el coronavirus y la pandenia por la enfermedad Covid-19, la Junta considera que trabajar para reforzar la innovación es fundamental para acelerar la recuperación económica y ayudar a las empresas a ser más competitivas, para lo que es esencial la transferencia de conocimiento y la investigación aplicada en tecnologías que impulsen el tejido productivo de la Comunidad para hacer frente a esta etapa.

El ICE dispone de un presupuesto de 9 millones de euros este año para esta nueva convocatoria. Se trata de una ayuda directa, a fondo perdido, que cubre en distinta medida los gastos de personal, la colaboraciones externas y las materias primas, suministros y productos derivados de la actividad de I+D.

En el caso de centros tecnológicos cubre además el coste del uso de instrumental y material y los gastos generales del proyecto. La subvención puede llegar a cubrir hasta el cien por cien de estos gastos para los centros tecnológicos y hasta el 80 por ciento para las empresas participantes.

Los proyectos en colaboración efectiva de empresas y centros tecnológicos deben suponer una inversión conjunta de entre 300.000 y 2,5 millones de euros entre todos los socios, ser viables desde el punto de vista técnico, económico y financiero y finalizar antes del 31 de enero de 2023, explican desde la Consejería.

Esta nueva línea, «que es una valiosa oportunidad para conectar la oferta y la demanda científica y tecnológica», busca promover la transferencia de I+D hacia las empresas, especialmente hacia las pymes, como valor de progreso. Además, refuerza la colaboración entre los centros tecnológicos, no sólo para lograr una dimensión adecuada al abordar proyectos cada vez más complejos, sino también para crear una red autonómica de centros fuerte y una adaptación eficaz de sus capacidades a las necesidades del tejido empresarial, lo que resulta vital para el desarrollo económico de Castilla y León, dice la Consejería de Economía en un comunicado.

La nueva convocatoria de ayudas se dirige a centros tecnológicos con actividad en I+D, que generen conocimiento científico o tecnológico, faciliten su aplicación y transferencia o proporcionen servicios de apoyo a la innovación a las empresas, con domicilio social en Castilla y León. En cuanto a las empresas beneficiarias, deben contar al menos con un centro productivo en Castilla y León.

En cada uno de los proyectos de I+D promovidos gracias a esta convocatoria tienen que colaborar, al menos, dos centros tecnológicos y dos empresas y una de las empresas debe ser pyme, para que la innovación refuerce la competitividad de todo el tejido empresarial. La participación de empresas debe superar el 30 por ciento, explica la Consejería.

Estos proyectos han de centrarse en la investigación industrial o en el desarrollo experimental, orientados a crear o mejorar tecnológicamente productos o procesos productivos de las empresas en centros de trabajo de Castilla y León y en el caso de los centros tecnológicos no deben tener carácter económico.

Las solicitudes deben dirigirse al Instituto para la Competitividad Empresarial www.empresas.jcyl.es.

La Junta da 9 millones para ayudar a las empresas TIC contra la crisis