viernes. 09.12.2022

Junta, País Vasco y Gobierno pactan desarrollar los 27 pueblos de Garoña

Firman un documento para impulsar proyectos alternativos en la zona tras el cierre de la nuclear
Carlos Fernández Carriedo durante la firma telemática del protocolo de Garoña. NACHO GALLEGO

Las comunidades de Castilla y León y País Vasco y el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), se han comprometido ayer a utilizar fondos europeos de Transición Justa a la puesta en marcha de proyectos alternativos en el entorno de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), lo que beneficiará a 27 municipios, de ellos 24 pertenecientes al territorio de Castilla y León.

Así se recoge en el protocolo suscrito, de forma telemática, entre el consejero de Economía y Hacienda de CyL, Carlos Fernández Carriedo, la secretaria de estado de Energía del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Sara Aagesen, y la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia.

Al acto de firma del protocolo de actuación, que desembocará en el Convenio de Transición Justa para Garoña, se han sumado igualmente Carlos Daniel Casares, secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y Juan Pedro Sánchez, presidente de la Asociación de Municipios en Areas de Centrales Nucleares (Amac).

El documento refleja el compromiso expreso adquirido por las diferentes administraciones para realizar un trabajo conjunto en el desarrollo del convenio que será elaborado por el Instituto para la Transición Justa —organismo autónomo de Miteco— y que permitirá identificar y adoptar medidas para minimizar los impactos negativos sobre la actividad económica, el empleo y la despoblación en el área de influencia de esta central nuclear, como fórmula para garantizar un tratamiento equitativo y solidario a los trabajadores y los territorios afectados.

El titular de Empleo de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, explicó que el protocolo para Garoña es el primero de otros, dentro del capítulo para la Transición Justa, en referencia al objetivo de extender esta herramienta a las zonas afectadas también por el cierre de la minería y las térmicas, fundamentalmente el norte de León y Palencia, tras lamentar el millar de empleos directos que supuso el cierre de Garoña y varios miles de puestos de trabajo afectados por la supresión de las otras dos actividades energéticas.

«Se trata de, entre las distintas administraciones, ofrecer proyectos alternativos al monocultivo energético, con la colaboración de las empresas privadas», incidió el consejero, quien se ha lamentado de la escasez de los fondos llegados de Europa, en alusión a los 17.500 millones destinados al conjunto de Europa puesto que, como ha puntualizado, la mayoría irán destinados a países como Polonia y Alemania, donde aún siguen abiertas las térmicas, mientras que lo que recibirá España, un 4,5 por ciento, se repartirá entre autonomías con minería pero también entre aquellas con térmicas que quemaban carbón de importación.

Además, Carriedo ha mostrado su queja por el cierre anticipado de la central, las minas y las térmicas, en lugar de proponer primero alternativas y luego finiquitar estas actividades. «Sea lo que sea, hay que aprovechar lo que llegue, en lugar de llorar por el pasado y reivindicar lo que pudo haber sido y no fue», ha sentenciado el representante de la Junta.

En el encuentro se ha puesto de manifiesto la importancia de este convenio para ayudar a optimizar las oportunidades que la transición energética y ecológica puede significar para esta zona, para lo que se cuenta con la colaboración de las distintas administraciones implicadas, destacando que el proceso de participación pública se abrirá el próximo 20 de mayo.

La primera fase en la elaboración del futuro convenio es la de delimitar el área geográfica de actuación, para lo que se aplican dos criterios. En primer lugar, el de cercanía a la central, que incluye los municipios que se encuentran en un radio de 10 kilómetros. Por otro lado, se tiene en cuenta a aquellas poblaciones que, aunque superen esa distancia, sufren impactos directos en sus ingresos fiscales o impactos en el empleo o en las rentas salariales de sus ciudadanos.

El Convenio de Transición Justa de Garoña incluirá 27 municipios, de los cuales 24 pertenecen a la Comunidad de Castilla y León, en las comarcas de Las Merindades, Bureba y Ebro. Se trata de los municipios de Ameyugo, Berberana, Bozoó, Busto de Bureba, Cascajares de Bureba, Cillaperlata, Cubo de Bureba, Encío, Frías, Jurisdicción de San Zadornil, Medina de Pomar, Merindad de Cuesta-Urria, Miranda de Ebro, Miraveche, Navas de Bureba, Oña, Pancorbo, Partido de la Sierra en Tobalina, Quintanaélez, Santa Gadea del Cid, Santa María Rivarredonda, Trespaderne, Valle de Tobalina (central) y Villanueva de Teba. Los tres municipios restantes —Ribera Baja, Lantarón y Valdegovía— están ubicados en el País Vasco.

Junta, País Vasco y Gobierno pactan desarrollar los 27 pueblos de Garoña
Comentarios