viernes 13.12.2019

Mañueco compromete una fiscalidad favorable para el campo

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, comprometió ayer una fiscalidad «más favorable» para el medio rural, que incluya rebajas en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales para la compra de la primera vivienda, tierras o locales que se conviertan en sedes sociales o centros de trabajo, como medidas para hacer frente al reto demográfico. Además, aseguró que se aplicarán reducciones del IRPF en función de la evolución de la actividad económica. El jefe del Ejecutivo defendió la fiscalidad «moderada» e «inteligente» de la Junta que recalcó es la segunda comunidad, tras Madrid, con el tramo autonómico más bajo del IRPF y que ha iniciado ya la aplicación la bonificación del 99 por ciento en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre padres e hijos.


Mañueco defendió una política tributaria «acorde a las circunstancias» y «más favorable» para el medio rural en este foro, y destacó la importancia de medidas de conciliación, con la implantación de subvenciones para ayudar con 1.000 euros a las familias a pagar los gastos de guarderías. Se trata, dijo, de un programa «ambicioso» para la conciliación y que permita encontrar un empleo a tiempo completo.


También destacó la importancia de la transformación digital, con inversiones «importantes» en el próximo presupuesto de la Comunidad en este foro al que acudieron gran parte de su gobierno, dirigentes políticos, como el presidente de las Cortes, Luis Fuentes; el presidente de Cecale, Santiago Aparicio; responsables sindicales, empresarios y representantes de la sociedad civil. En ese sentido, el presidente destacó que la Junta trabaja a «buen ritmo», con «decisión», «rigor» y «diálogo» y como un Gobierno para «cuatro años», «serio», «cercano», «estable» y «capaz de generar» ese clima de confianza que a su juicio se necesita en estos momentos. Por tanto, recalcó que el objetivo es «facilitar las cosas a los que quieren generar empleo y a los sectores productivos y favorecer la economía con política fiscal moderada».


Los objetivos de su gabinete, dijo, son la mejora de los servicios públicos, una economía más activa y dinámica y el impulso del desarrollo rural para hacer frente al reto demográfico.

Mañueco compromete una fiscalidad favorable para el campo