jueves 22/10/20

Mañueco y Tudanca agrandan su brecha tras firmar en la pandemia un ‘pacto de estado’

Se aleja la posibilidad de que Junta y PSOE lleguen a un acuerdo para los presupuestos de la autonomía para 2021
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, comparece ayer ante las Cortes. NACHO GALLEGO

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el líder de la oposición, Luis Tudanca, han agrandado ayer la distancia que les separa con un cruce de reproches sobre su inacción ante la crisis de la covid y sobre mentiras pronunciadas sobre el pacto de reconstrucción que firmaron, que uno ve en marcha y el otro sin cumplir en lo esencial.

Aunque ambos han manifestado ante las Cortes de Castilla y León su voluntad de mantener la unidad y la responsabilidad ante la crisis del coronavirus, las críticas que se han dedicado mutuamente alejan la posibilidad de que ambos lleguen a un acuerdo presupuestario de cara a 2021.

Mientras Tudanca ha acusado a Mañueco de tirar del «argumentario» nacional del PP, de tratar de «pasar desapercibido» y «sin inmutarse» y de no hacer nada por Castilla y León en los últimos meses; el presidente ha reprochado al líder socialista de mantener una «posición guerrillera», de «jugar a la chica», de aplicar una «política de propaganda» y de «tergiversar la realidad».

El representante socialista ha dicho que mantiene su «firme compromiso» de «echar una mano a la gente de esta tierra» frente al coronavirus, pero ha reconocido que tras escuchar a Mañueco estaba «profundamente decepcionado» porque no había encontrado elementos de «confianza» y «certidumbre» para las familias de la Comunidad ante los rebrotes y el inicio del curso escolar.

«Viene a hablar de otro gobierno porque no tiene nada que decir del suyo», ha criticado Tudanca, convencido de que Mañueco ha utilizado «todo el argumentario de Génova» -sede nacional del PP-, con una realidad que «se desmorona» por «tanta distancia entre lo que se dice y lo que se hace».

El portavoz socialista ha ironizado con que «los días impares insultan al Gobierno» y «los pares» se convierten en «estadistas» que tratan de ayudar y también ha bromeado con que en los últimos días el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, reproche al presidente Sánchez la falta de «humildad» y el presidente Mañueco hable «de liderazgo».

Tudanca ha defendido que el Gobierno de España ha aportado a Castilla y León en lo que va de crisis «4.753 millones de euros» para atender problemas como la falta de material de protección, las prestaciones de los erte y las ayudas a autónomos, entre otras.

En su réplica al representante del PSOE, Mañueco ha acusado a Tudanca de jugar «a la chica» y convertirse así en «perdedor», con una estrategia electoral y de «regate corto».

El presidente ha pedido que aclare si la actual «posición guerrillera» es una «pose» o si lo que era una «pose» era la actitud «colaborativa» durante el inicio de la crisis del coronavirus, sin reconocer que «Castilla y León se ha preparado mejor» ante esta pandemia que otras autonomías y, en el caso del inicio del curso escolar, con «medidas extremas de seguridad».

Para Mañueco, «suena a chiste» que Tudanca pida diálogo porque ha asegurado que ha sido él quien le ha «llamado más» y hablaron «prácticamente todas las semanas» durante los meses del estado de alarma, con «acuerdos importantes» que se materializaron en el denominado pacto de reconstrucción, que el socialista ve incumplido y el presidente en fase de cumplimiento. «¿Pero qué pensaba, que se iba a cumplir en dos meses?», ha preguntado Mañueco. El presidente de la Junta ha defendido que «la desgracia ha unido más que nunca» al Gobierno de Castilla y León, y mientras que el Ejecutivo central va «al ralentí y en punto muerto», las comunidades autónomas avanzan «a velocidad de crucero».

«Deje el postureo para otros, pactemos entre todos unos presupuestos», ha ofrecido Mañueco en las últimas palabras dirigidas a Tudanca.

Antes del cara a cara entre el presidente y el líder socialista, el debate parlamentario ha arrancado con la exposición del presidente sobre las Conferencias de Presidentes celebradas durante la pandemia, en una intervención que ha aprovechado para restar valor práctico a esos encuentros y demandar que el próximo -previsto para el viernes- tenga una «trascendencia real», en lugar de ejemplificar lo que ha considerado como la sensación de que España es «un barco federal sin timón», en referencia al Gobierno.

Mañueco y Tudanca agrandan su brecha tras firmar en la pandemia un ‘pacto de estado’
Comentarios