domingo. 05.02.2023
| Análisis | La solidaridad europea |

Menos cemento y más conocimiento

La política de cohesión de la UE prestará cada vez más atención a la innovación tecnológica que a grandes infraestructuras
No existe una comunidad en Europa que no anhele la construcción de un gran proyecto de transporte, sea una autopista, un túnel o un tren veloz. En esto, Castilla y León es del montón. La Comisión Europea considera que la necesidad de infraestructuras nunca se colmará del todo y por ello se propone, aun sin descuidar este capítulo, concentrar cada vez más los fondos de la cohesión en aspectos como la innovación tecnológica y la formación. Las ayudas estructurales que recibirá Castilla y León hasta el 2006 pueden ser la última oportunidad histórica de dar el salto para mejorar sus infraestructuras. Aunque la comunidad mantenga este tipo de fondos europeos más allá del año 2007, probablemente ni se tratará del mismo caudal de dinero ni se podrán destinar tan fácilmente al asfalto y el cemento. La comisaria europea de Política Regional, la polaca Danuta Hübner, ya advirtió a España de que debe cambiar el chip si quiere mantener algunas ayudas comunitarias, prestando más atención a los objetivos de la agenda de Lisboa, la política lanzada en el año 2000 para convertir a la UE en la economía más competitiva del mundo, basada sobre todo en la sociedad del conocimiento. El cambio de prioridad podría darle a España la oportunidad de seguir teniendo el apoyo de Bruselas para determinadas líneas políticas. No hay que olvidar que en suelo español hay ocho veces menos guarderías que en Suecia y el doble de paro femenino, cuando la agenda de Lisboa es un pacto por el pleno empleo. La formación de los jóvenes españoles también es un 20% inferior a la de los irlandeses.

Menos cemento y más conocimiento
Comentarios