viernes 14/8/20

La obra pública cierra 2013 con los primeros «brotes verdes» tras cinco años de sequía inversora

El último semestre dejará cifras positivas en la licitación pública, que podría superar los 600 millones, aunque las adjudicaciones reducen a la mitad esta cantidad
La obra pública cierra 2013 con los primeros «brotes verdes» tras cinco años de sequía inversora

Los 'brotes verdes' llegan al sector de la obra pública que durante los últimos años ha sufrido los efectos de las políticas de austeridad y del férreo control sobre el déficit público. La licitación (por fecha de apertura) con la que las administraciones regaban el sector durante la época de la bonanza, comienza a mostrar signos de recuperación, tras un lustro de sequía inversora, recortes y anulaciones de contratos. Todo indica que 2013 termina con un ligero incremento respecto a 2012, el ejercicio con menor volumen de inversiones de los últimos 23 años.

El sector aspira a superar el umbral de 600 millones, que perdió el pasado año, cuando la licitación se quedó en los 557 millones, un mínimo histórico no registrado desde 1989. Fuentes de la Cámara de Contratistas de Castilla y León indicaron a Ical que se ha registrado en la segunda mitad del año un incremento de la licitación. A falta de cerrar el ejercicio, aseguraron que todo indica que se rebasará la cifra de 2012, un año “francamente malo”, por el cierre del 'grifo' de la obra pública, que puso en apuros a un gran número de empresas.

No obstante, los contratistas de Castilla y León avisan de que el positivo cierre de 2013 solo es un signo de la recuperación que anuncian las magnitudes macroeconómicas, puesto que este repunte no permitirá volver a los niveles habituales, cercanos a los 2.000 millones. Detrás de este aumento de las inversiones están en su opinión la mejoría del escenario financiero, debido a la bajada de la prima de riesgo española y la ampliación del margen para el déficit público, lo que facilita el endeudamiento de las administraciones y la captación de fondos.

Asimismo, las previsiones para 2014 son también positivas. El Estado ha presupuestado unas inversiones para Castilla y León de 1.399,47 millones de euros, a los que se sumarán los 443 de la Junta. Tanto el Gobierno, como el Ejecutivo autonómico, prevén dar un 'empujón' a algunos de los proyectos que llevaban varios años guardados en el cajón. Una muestra de ello son los contratos millonarios que se adjudicarán el próximo año para las obras de la alta velocidad ferroviaria o el impulso a la ampliación del Hospital Universitario de Salamanca.

Sin embargo, los contratistas denuncian el bajo porcentaje de las adjudicaciones respecto de las licitaciones. Estiman que al final de este año rondará los 300 millones, una cifra que en su opinión no ayudará a mantener en pie al sector de la obra pública, que en Castilla y León integra a compañías con más de 30 años. Por ello, señalan que 2013 volverá a ser un año negativo para el sector ya que quedan muy lejos los 2.229 millones de 2011. Además, denuncian que no está respondiendo a las expectativas las concesiones público-privadas sobre infraestructuras, ya que el sector tiene problemas para financiarse en los mercados.

Cambio de rumbo

Salvo sorpresa, 2013 terminará con una subida en el montante invertido por las distintas administraciones en obra pública. El cambio de rumbo comenzó en la segunda mitad del año. Entre enero y junio, la obra pública cayó un 27,8 por ciento al situarse en los 233 millones, frente a los 323 del mismo periodo de 2012, es decir, se registró una rebaja de 90 millones. Sin embargo, los tres siguientes meses dejaron una importante subida del 220,83 por ciento, hasta los 237,33 millones ya que el pasado año sólo se licitaron 73,9 millones entre julio y septiembre.

De esta forma, tras seis meses consecutivos, la obra pública dejó atrás las caídas para remontar ligeramente en el ecuador del año, justo cuando la economía de Castilla y León puso freno a la recesión, que finalizó en septiembre. Así, en los nueve primeros meses del año, la inversión en obra oficial arroja un incremento del 18,5 por ciento, que le ha permitido situarse en 470,64 millones, frente a los 397 de 2012.

La evolución en la Comunidad sigue la tendencia nacional. El volumen de obra pública licitado al cierre de octubre ascendía a 7.204,9 millones de euros, lo que supone un 10,7 por ciento más que el montante registrado hace un año. A unos días de que acabe el año, ningún indicador apunta a que el ejercicio acabe en números rojos. No obstante, la cifra no alcanzará los 46.700 millones adjudicados en 2006, el máximo histórico, ni tampoco los 39.000 de 2009.

Las cifras “demoledoras” de 2012 parece que no se repetirán en Castilla y León. El pasado año, ocho de cada diez euros (485) se destinaron a obra civil, principalmente, a infraestructuras del transporte (311) e hidráulicas (123). En 2011, se dedicaron a estos proyectos 1.814 millones y en 2009, 3.620 millones. El resto de la inversión fue para la edificación (71,9 millones). Este rama llegó a contar con casi 1.000 millones en el año 2006, cuando el 'boom' inmobiliario impulsó la promoción de vivienda pública y la construcción de instalaciones sanitarias, educativas y culturales. Sin embargo, el pasado año sufrió un ajuste del 88,6 por ciento.

Local y autonómica

Hasta el tercer trimestre, el tirón de las inversiones ha sido posible gracias al dinamismo de la administración local de Castilla y León, que licitó 128 millones, frente a los 67 del pasado año. La explicación puede encontrarse en el superávit presupuestario de más de la mitad de los ayuntamientos de la Comunidad. Cabe recordar, que el Ministerio de Hacienda ha abierto la vía para que ese remanente se pueda destinar a obra pública.

También ha crecido hasta septiembre la inversión en obra pública de la Junta, que se situó en 90 millones, frente a los 73 del pasado año, lo que se traduce en un aumento del 22 por ciento. No obstante, se trata de una cifra muy baja en comparación con los 1.090 millones licitados en 2009. Por el contrario, al finalizar el tercer trimestre la administración del Estado había sacado a concurso contratos por importe de 252 millones, cuatro menos que el pasado año.

La obra pública cierra 2013 con los primeros «brotes verdes» tras cinco años de sequía...