jueves. 01.12.2022

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras de Castilla y León avisan de que la siniestralidad laboral se acerca a cifras prepandemia.

El año cerró con 27.860 accidentes de trabajo con baja, 3.581 más que en 2020, de los que 52 fueron mortales.

La mitad de los accidentes mortales en jornada de trabajo se concentraron en el sector Servicios, seguido de Industria (21%), Construcción (17%) y por último sector Agrario (12%), similar a la distribución que presentan los accidentes graves, donde Servicios aglutina el 46%, seguido de Industria (21%), Construcción (19%) y Agricultura (14%).

La comparación por provincias muestra una situación similar, con incrementos generalizados en todas las provincias, aunque en cantidades y proporciones variables, que van desde un crecimiento del 19,8% en Burgos al 5,56% de Soria en los extremos de ese rango.

De nuevo esa reducción no se refleja por igual en todos los grados de lesión y así se observa que en el caso de los accidentes graves se producen incrementos respecto a 2020 del 50% en Segovia, 20,45% en León, 11,11% en Burgos y 8,33% en Soria; y reducciones en el resto de las provincias.

En el caso de los accidentes mortales se reduce en todas salvo en Palencia, que registra un aumento del 60%.

De los 27.860 accidentes con baja registrados en 2021, 209 tuvieron la calificación de graves y 52 conllevaron el fallecimiento de un trabajador.

Aunque los accidentes graves y mortales se han reducido respecto al 2020, la tendencia en los últimos diez años de este tipo de accidentes presenta una línea decreciente hasta el 2016 y, a partir de esa fecha, experimenta un rápido crecimiento. Además, los accidentes de tráfico han supuesto el 36,5% de los accidentes de trabajo mortales y el 15,3% de los graves, si bien, a diferencia de los no traumáticos su tendencia es decreciente.

Los sindicatos alertan de que la cifra de muertos en accidente laboral se dispara
Comentarios