lunes. 04.07.2022
Foto de archivo de Urueña, en la provincia de Valladolid.

La Federación de asociaciones castellanas y leonesas de turismo rural (Acaltur) calcula que en el puente iniciado ayer los alojamientos de la Comunidad ronden el 90 por ciento de ocupación, un porcentaje similar al de años anteriores.

El presidente de Acaltur, Luis Chico, explicó en declaraciones a Efe que el puente del mes de agosto es uno de los mejores periodos del año para el turismo rural en Castilla y León, ya que las fiestas patronales de los pueblos y otros eventos culturales suelen atraer a muchos viajeros. Chico, que accedió a la presidencia de Acaltur el pasado mes de mayo, opinó que el verano por el momento «va bien» porque se están cumpliendo las expectativas y añadió que, según los primeros sondeos, la ocupación se ha situado en torno al 60 por ciento.

El representante de la Federación de asociaciones de turismo rural de la Comunidad explicó también que la celebración de la exposición de las Edades del Hombre en Aranda de Duero (Burgos) ha hecho que aumente el movimiento de viajeros en esa zona. Además, destacó que el entorno de las ciudades patrimonio Ávila, Segovia y Salamanca también suele tener más turistas en el periodo estival, al igual que Valladolid y Burgos que son «ciudades de paso» hacia Portugal o el norte de Europa.

A su juicio, Castilla y León continúa siendo referente en turismo rural, familiar y gastronómico y sus fiestas populares y ferias hacen que sea líder en el turismo de interior.

En cuanto al perfil de los usuarios de los alojamientos de turismo rural de la Comunidad, expresó que es «muy variado», aunque fundamentalmente son turistas procedentes de otros puntos de España que desean conocer Castilla y León.

«Ahora mismo la base del turismo rural de la Comunidad es el turista nacional», explicó Chico, que detalló que los viajeros extranjeros suelen instalarse en las ciudades. «Normalmente acuden familias en busca de descanso y tranquilidad, aunque depende de la zona», indicó el presidente de Acaltur, quien destacó que, al igual que en años anteriores, la mayoría de las reservas se retrasan y se espera al «último momento».

Uno de los problemas a los que se enfrentan los alojamientos de turismo rural en el periodo estival es el intrusismo, aseguró Chico, que puso como ejemplo el alquiler de segundas residencias por parte de particulares «sin medidas de seguridad adecuadas o seguros», por lo que ha demandado a las administraciones públicas «más control».

Por otra parte, la Federación está intentando llegar a convenios de colaboración para «poder paliar» la subida del coste de los combustibles y la electricidad, indicó su presidente, quien destacó el encarecimiento de la energía.

El turismo rural espera llegar al 90% de ocupación en el puente de agosto