domingo 22.09.2019

Valladolid sólo crece por el centralismo político que acapara, según un estudio

Una semana después de que las Cortes de Valladolid aprobasen un documento con 71 medidas para atajar la pérdida de población en la autonomía, el demógrafo Guillermo Ramírez (Valladolid, 1958) publica un ensayo sobre la población de Castilla y León, que se presentará esta semana. Este geógrafo de Valladolid es autor de media docena de trabajos sobre este asunto y declinó participar en la comisión de expertos que asesoró el trabajo del Parlamento sobre esta pandemia. Ramírez asegura, en una entrevista a Ical que no existe ninguna medida poblacional capaz de atajar la pérdida de habitantes y propone como solución efectiva «cambiar los paradigmas de valores y de vertebración social». Considera inútil mantener las más de 6.200 entidades de población existentes en todo el territorio autonómico asegura que la inmigración no es la solución y apuesta porque la capital castellana de Valladolid ejerza una centralidad económica para restar fuerza a la que, actualmente, ejerce Madrid. Además, el autor de este estudio castellano aconseja que los esfuerzos y dar más protagonismo a los núcleos del centro de ese territorio. «Madrid es la primera capital de esta autonomía. Su atracción es muy fuerte. Más población para Valladolid Para evitarlo, Valladolid tiene que aumentar su población hasta un mínimo de 500.000 habitantes para generar una mayor atracción económica, social y cultural. Estos requisitos no los despliega actualmente y, por tanto, no crea economías de aglomeración. Sólo crece por el centralismo político, de no haberse asentado las instituciones regionales, su crecimiento hubiera sido mínimo», dice el autor del estudio poblacional.

Valladolid sólo crece por el centralismo político que acapara, según un estudio