domingo 26/9/21

Virginia, 29 años sin saber de ella

La familia de una de las dos niñas desaparecidas en Aguilar de Campoó

La familia de Virginia Guerrero, una de las dos niñas de Aguilar de Campoo (Palencia) desaparecidas en 1992, aseguró ayer que no van a parar hasta saber lo que ocurrió con las dos niñas.

El Despacho Criminológico Jurídico Balfagón & Chippirrás, a instancia de la Familia Guerrero Espejo, envió ayer un comunicado sobre la desaparición de Manuela Torres y Virginia Guerrero en 1992 y la reapertura de las actuaciones judiciales decretada el 21 de junio de 2021, tal y como confirmó también el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La familia Guerrero Espejo ha afirmado que no van «a cejar en el empeño de saber qué ocurrió con Manuela y Virginia», que tenían 13 y 14 años cuando desaparecieron.

Las dos niñas desaparecieron hace 29 años, el 24 de abril de 1992, cuando fueron a pasar la tarde a Reinosa (Cantabria) sin permiso de sus familias y nunca volvieron a casa.

Desde su desaparición lo único que se sabe de ellas es que fueron desde Aguilar de Campoo (Palencia) a Reinosa (Cantabria) en tren, allí fueron vistas en una discoteca y, al caer la noche decidieron hacer autostop para volver a casa y se subieron a un Seat 127 blanco, según el testimonio de una vecina de Aguilar de Campoo, que fue la última persona que vio a las menores.

El caso se ha reabierto con el testimonio de una mujer que vivió una situación muy similar a la de Manuela y Virginia, un año antes que las jóvenes de Aguilar de Campoo, cuando hacia autostop con una amiga.

En este caso, las dos jóvenes pudieron escapar y una de ellas, pocos años después, de forma casual, volvió a encontrarse con la persona que las había cogido en el coche, logrando identificarla.

El 21 de junio el Juzgado emitió el auto de apertura pidiendo diligencias ampliatorias para comprobar la veracidad de esos hechos y el 29 de julio se emitió una providencia con toda la información recabada en la que «se comprueba la veracidad de los hechos y la identificación de esa persona».

Ahora, la jueza ha enviado la información a la Guardia Civil para que prosiga con la investigación y determine si se trata de la misma persona responsable de la desaparición de Virginia y Manuela.

En relación con las últimas noticias aparecidas en distintos medios de comunicación, la familia Guerrero Espejo ha aclarado que «la reapertura de las diligencias judiciales es un hecho incuestionable y sobre el que no puede existir ninguna duda».

Aseguran que el auto de fecha 21 de junio emitido por el Juzgado Número 2 de Cervera de Pisuerga (Palencia) reabriendo el caso en base a una nueva línea de investigación «no deja ninguna dudada al respecto», así como su providencia de fecha 29 de julio de 2021, donde se remite a la Guardia Civil de Palencia la información correspondiente a fin de que se continúe con la investigación.

Virginia, 29 años sin saber de ella