jueves 26/5/22

El portavoz nacional de Vox, Jorge Buxadé, restó ayer importancia a la ausencia del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en la toma de posesión de Mañueco como presidente de Castilla y León al señalar que «no es el momento» de sentirse «ofendiditos» con la crisis que hay.

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa en la sede de la formación, al ser preguntado sobre si el motivo de que Feijóo no asista a la investidura es que le avergüenza hacerse la foto con el presidente de Vox, Santiago Abascal, y sobre si se sienten «ninguneados» por el dirigente popular.

Tras señalar que esa pregunta hay que hacérsela a Núñez Feijóo, Buxadé apuntó que «parece» que ha generado una «agenda propia y particular» para no acudir a ese acto, pero dijo que lo que más le preocupa, no es que asista o no, es que se reúna con CCOO y UGT. Unos sindicatos que, dijo, «no han defendido a los trabajadores desde hace décadas» y que, «ante el peor Gobierno para los trabajadores de España, se ha manifestado soóo para apoyar al Ejecutivo, la inmersión lingüística ilegal en Cataluña o cualquier acción del nacionalismo que quiere romper» el país.

EL GRAN AUSENTE

Alberto Núñez Feijóo será el gran ausente hoy en la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco. El recién elegido líder del PP había expresado la semana pasada «su interés y disposición» por acompañar en Valladolid al presidente de Castilla y León si sus obligaciones se lo permitían pero ocupará toda la jornada en citas con los agentes económicos y sociales evitando por ahora la incómoda foto con el líder de Vox.

Será la secretaria general de los populares, Cuca Gamarra, quien arrope al barón autonómico en un acto al que no faltará el líder de la formación ultraderechista, Santiago Abascal, ni tampoco la presidenta de la Comunidad de Madrid la única dirigente conservadora que apuesta por las alianzas con Vox. Isabel Díaz Ayuso será la máxima representante institucional del PP. Estarán también los expresidentes de Castilla y León Juan Vicente Herrera, Juan José Lucas y Jesús Posada

«Tengo que compatibilizar una agenda institucional con una agenda de partido, y estas cosas no son fáciles», aseguró Feijóo ayer en Pontevedra. El todavía presidente de la Xunta concede la mayor importancia a su encuentro con la patronal y los sindicatos porque quiere ultimar la propuesta fiscal alternativa que su equipo económico está perfilando para enviar antes del fin de semana al Gobierno. «La prioridad —justifican en la dirección nacional— tiene que ser la economía y las propuestas para resolver con soluciones esa situación».

Tradicionalmente, el líder del PP ha estado en las tomas de posesión de sus líderes territoriales. Pablo Casado sí estuvo con Mañueco en la anterior legislatura. Acompañó al propio Feijóo junto a Ayuso y el expresidente Mariano Rajoy. También hizo despliegue la cúpula popular en Andalucía ante el hito que supuso que Juanma Moreno lograse desbancar al PSOE de la Junta casi cuarenta años después. Feijóo, sin embargo, disculpa su ausencia y asegura que su respaldo al barón de CyL «no tiene nada que ver» con su asistencia o no al acto.

«Está avergonzado por el pacto con Vox», señalan en el PSOE. En Ferraz apuntan a que la entrada de la extrema derecha en las instituciones «no debe complacer demasiado» al líder del PP porque «se ha escondido», dijo Cristina Narbona, detrás de una agenda «aparentemente urgente» para «no tener que estar disponible» en Valladolid.

Vox, sobre la ausencia de Feijóo: no es el momento de sentirse «ofendiditos»
Comentarios