lunes 1/3/21
El baile del ahorcado

Beatles

No. La revolución no la han acometido los magnates de Facebook, Apple o Amazon. El número mágico que mostró que el mundo podía renacer fue la clave musical de los cuatro de Liverpool. Los Beatles crearon el algoritmo que puso fin a la realidad sórdida de las alambradas de la guerra, para demostrar que el nacionalismo se cura mirando al otro. Ahora, cuando el ensimismamiento chauvinista levanta de nuevo fronteras, llega la película de Boyle, para preguntar cómo sería el mundo si aún viviéramos con los ojos cerrados. El problema que tiene la humanidad es que olvida. Nos olvidamos de que la patriotería nunca ha servido más que para que algunos se enriquezcan a costa de la hemiplejia con la que engañan al resto. Nos olvidamos de que la fe no consiste en adoctrinar, ni en hacer apostolado de las ideas con las que creamos comunidades de conciencia totalitarias y dogmáticas. La fe consiste en rezar a Dios o a ese ‘Yo’ que nos devuelve con tesón la gran pregunta triste. Nos olvidamos de que nunca se sale del bucle si no añadimos más números a la ecuación, de que la magia no vive en la manga trucada del brujo y sólo es real cuando desaparece. Nos olvidamos de que las palabras, cuando emocionan, esconden la certeza de que la historia no sería la misma si Aquiles no siguiera muerto en la playa de Troya. Nos olvidamos de que los que excluyen no son los que viven como quieren sino los que tratan de obligar al resto a que acaten sus reglas. Nos olvidamos de que aún hay creadores que alumbran belleza escondidos en un armario o bajo el velo de la sinrazón, de que quienes se escandalizan no lo hacen por las actitudes ajenas sino por las propias carencias y complejos. Sí, nos hemos olvidado de que la única posibilidad que tenemos es compartir el mundo, de que si queremos romper la mentalidad medieval, vencer la superchería, el fanatismo y el populismo, debemos volver la vista atrás, porque sí, antes, hace un momento, yesterday, entonces fuimos mejores y hay una banda sonora que podemos utilizar para el camino de vuelta.

Beatles
Comentarios