sábado. 25.06.2022
Cumbres de la Sierra de Xistréu/Gistredo, abundante en xistra.

Hai polos montes una plantina que fuera reina n’outros tiempos ya agora yía namás una pequena guapura ensin importancia. El sou nome científicu yía meum athamanticum ya en castel.lanu tien mui bien d’apelativos: «meo», «eneldo de oro», etc. Fuera mui popular por Europa ya chámanla de distintas maneras, anque las más interesantes son las variantes populares: muitas d’el.las nun vienen nos diccionarios normativos. El nome inglés más común yía «baldmoney» ya, como pasa con tou aquel.lo que roza’l mundu de los poderes máxicos, la sua etimoloxía intrigóu muitu a los estudiosos. Según dalgunos, «baldmoney» vien de la espresión l.latina «valde bona»: o seya ‘muitu buena’, porque yía una planta favoratible pa la salú del home. Outros estudiosos ingleses afitan que vendría del señor de la l.luz na mitoloxía nórdica ya xermánica. Esta planta, en francés «baudemoine», dedicábase a Balder, fichu d’Odín.

Nos nuesos montes esta planta tenía un nome muitu guapu: xistra. Polos Alpes franceses chámanla «la cistre» ya yía mui popular entovía güei en bien de val.les d’ail.lí. Nun hai dulda de que «cistre» yía harmana de «xistra», anque nun conozamos bien el tueru común d’entrambas palabras. La xistra yera una de las plantas que más usaba la xente pa curase de males de distinta clas. Pensábase que valía pal corazón ya yera buena pal aparatu dixestivu, especialmente pal estoxu. Tamién que yera una planta diurética ya valoratible pa los males de la respiración. Por exemplu, los mineiros nuesos aplicábanla contra la silicosis naquel.los tiempos del tren, agora centenariu de vida ya muerte. Dábase tamién a los animales cociéndola n’augua, machucándola ya con sal. Una planta bien querida: diz Rita García no sou gran estudiu d’etnobotánica que la xente de Salentinos chama «xistreiros» a los de Salientes, porque los sous montes tienen xistra abonda.

La xistra chegóu a sere una reina. Apoderóuse ya díu nome a la Sierra de Xistréu (Gistredo). En castel.lanu nun existe l’apelativu «gistra»: yía, simplemente, la castel.lanización d’una palabra de nós. Pequena ya mansa, la xistra conquistóu las casas humildes de la xente ya apoderóuse tamién d’esi desiertu inmensu, verde ya vertical qu’estrema los val.les del Sil de la meseta. El festival de montañas que yía la Sierra de Xistréu yía un pequenu gran continente, un mundu que vive ausente, al marxe de la hestoria, navegando entre la nieve del iviernu ya las nubles del branu. Pouca xente agora s’alcuerda d’estos montes, muitu tiempu abandonaos, que guardan prestosas esencias ya tesouros a esgaya. Amás, yeran montes que tenían… una reina.

La nuesa xistra
Comentarios