domingo. 27.11.2022

O ctavito, tal y como amenazó, se puso a demostrar que el chándal azul chillón que llevó Fidel a presidir un rato el congreso del PCC tiene su razón de ser y tiene su mensaje. La razón: es una fuente de ingresos. El mensaje: por aquí irán los tiros de la economía cubana igual que hacen los chinos, que también son comunistas y no se hartan de parir millonarios.

Ese chándal azul izado al trono principal del congreso comunista cubano ¿no sugiere una prometedora tregua entre la Revolución y los negocios?, ¿no va precisamente de eso el entendimiento actual de Cuba y United States?, ¿y por qué un chándal azul-derecha si lo propio sería uno rojo-izquierda?... ¿?... ahí va el mensaje.

Octavito se embaló: Esa publicidad tan descarada y reiterada de un Fidel puesto de hombre-anuncio no es casual ni gratuíta; la publicidad de alto nivel se paga a nivel; y si el maniquí que la lleva tiene fama mundial como Fidel, se paga a tarifa mundial y nunca menos que al más famoso deportista; échale ceros, pasta Fidelis que no olerá el fisco cubano, la ingresan en empresa pantalla, se reboza en una isla cercana y ya está... ya lo estamos viendo, lo hacen todos los que amasan fortunillas o cerros de oro, la gente corrupta y la intachable... ¿por qué habría de privarse Fidel de hacer lo mismo que esa lista de estadistas, artistas o deportistas que flotan por ahí en barcos de papel panameño?... admítase, es lo normal, lo hace todo el que tiene y puede... ¿pero puede hacerlo también un idealista comunista y exaltado patriota además?... pues ya ves... ya viste.

Y Octavito recordó aquella sugerencia que hizo a otros mandatarios el entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez: «Por una cuestión de dignidad, hay que procurarle un capital a Felipe González». ¿Cómo no creerlo viendo lo que hoy vemos? Pero Felipe no sale en los papeles de Panamá; de eso se ocupa su señora... ¡!...

Profecía gafe: Los pillos pillados retirarán su dinero, el que engrasa y alegra al sistema, amenazará nueva crisis, fácil, pagas tú las dos, la primera por dejarte robar en los morros y la próxima por sacar de la circulación lo robado.

Pasta Fidelis
Comentarios