viernes 17.01.2020
EL BAILE DEL AHORCADO

Púberes intelectuales

Me he quedado estética. La universidad proyecta un programa para enseñar a los alumnos a investigar. Dicho sin eufemismos, les ofrece la posibilidad de aprender a serlo (universitarios). Consiste la cosa en instruir en el arte de pensar, de razonar, de relacionar conceptos, de analizar... algo que se presupone a un universitario pero que forma parte de un pasado cada vez más remoto. La escuela solía ser el lugar en el que se formaba y se discriminaba. No todos pueden ser ingenieros, aunque la era de la corrección crea que sí. La riqueza social implica, también, que la profesionalidad sea un valor en todas sus facetas. Lo que ocurre es que estamos en un mundo dominado por el voluntarismo. Yo quiero ser artista, famoso, millonario... quiero a esa chica, quiero, quiero, quiero... Aquí no se trata de lo que alguien quiere sino de lo que merece. Ameritar es un verbo que ya no se usa y que habría que recuperar. Sin embargo esta sociedad, dominada por la pereza y el igualitarismo, destierra la frustración. Por eso se permite el acceso a la educación superior con las destrezas mentales de un escolar, por eso llegan a la universidad personas con la calidad intelectual de un púber, que desconocen quiénes son, lo que nos deben, cuál es su responsabilidad con la sociedad.

Eso que dice la profesora Patricia Robledo de sintetizar, seleccionar ideas, subrayar textos y organizarlos «atendiendo a introducción, desarrollo y conclusión» lo hacía yo en EGB. Lo hacía con Trini, mi profesora de Literatura, cuando tenía diez años. Es más, todo eso se lo explico a mi hijo de cinco años, que aún no va a la universidad, aunque a lo mejor, y a la vista del nivel, podría. Está aprendiendo a leer, con lo que está por delante de muchos de los que acuden a las aulas de Vegazana. No exagero. He tenido becarios a punto de graduarse incapaces de hacer una lectura comprensiva de un texto simple. La universidad es un lugar para la élite o no es. Lo que tenemos no es más que una zona de esparcimiento.

Púberes intelectuales
Comentarios