jueves. 09.02.2023
Gente de aquí | Un toque mágico a la Navidad

Todo un ejemplo solidario

La cantante Sylvia Pantoja estuvo ayer en León, invitada por la Fundación Carriegos, para compartir con los niños discapacitados la ilusión de recibir la visita de los esperados Reyes Magos
La cantante Sylvia Pantoja se convirtió ayer en la gran protagonista del acto con los Reyes Magos organizado por la Fundación Carriegos en su Centro Ecuestre El Caserío. La cantante andaluza se desplazó exclusivamente desde Madrid para dar un toque mágico a un día tan especial para los más pequeños. Más de treinta niños, que habitualmente acuden a la Fundación para recibir sesiones de terapia ecuestre o equitación deportiva, charlaron con los Reyes Magos y con Sylvia, que ejerció de acompañante de honor de sus Majestades. Una vez recogidas todas las cartas, los Reyes Magos y la cantante se desplazaron a otro salón de El Caserío para hacerse fotos y seguir charlando con los niños. Visita y actuación Con el disco «Con luz propia» de fondo, último trabajo de Sylvia, la cantante firmó autógrafos y charló con todos los presentes, demostrando su gran simpatía. Además, cantó varias canciones de este disco y los villancicos que los más pequeños pidieron. Finalmente, la cantante bailó con algunos de los niños discapacitados, a los que les hizo pasar un momento inolvidable. En señal de agradecimiento, un niño en nombre de la Fundación Carriegos le hizo entrega de un ramo de flores. Por su parte, el presidente, Santos Llamas, le obsequió con la escultura identificativa de la Fundación «Refugio del Aire» y reconoció estar muy agradecido «es digno de elogio el esfuerzo que ha hecho Sylvia por estar con nosotros en un día tan especial. Su presencia demuestra la gran sensibilidad que tiene por los temas sociales. Gracias a ella, muchos de los niños aquí presentes están pasando unos momentos muy especiales». Por su parte, Sylvia declaró estar impresionada por el proyecto de la Fundación Carriegos «no esperaba que esto fuera a ser tan bonito, es increíble el trabajo de restauración que se ha hecho a este viejo caserón, pero lo mejor es el gran recuerdo que me llevo de estos niños que son encantadores». La cantante aseguró sentirse rodeada de muchos amigos y haber pasado «un día especial». Además, quiso felicitar a toda la gente de la Fundación Carriegos «por el trabajo tan solidario que están desarrollando». Una vez concluido este acto, Sylvia y su novio, Roberto Carretero, recorrieron todas las dependencias de El Caserío, mostrando especial interés por los 20 caballos que en la actualidad tiene la Fundación. Alguno de los cuales le trajo muchos recuerdos a Sylvia, que hasta hace poco tuvo un caballo llamado Rociero.

Todo un ejemplo solidario
Comentarios